Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La DGT intensificará los controles en carreteras convencionales, con un 82% de fallecidos desde el inicio de año

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha dado instrucciones a la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil para que se intensifiquen los controles y se redoble la vigilancia en las carreteras convencionales, donde se ha registrado 15 fallecidos en cinco accidentes en el último mes. Desde principio de año, el 82% de las víctimas en accidentes se han dejado la vida en este tipo de vías, según informa la DGT.
Por ello, las actuaciones de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil irán encaminadas a detectar infracciones relacionadas con los excesos de velocidad y la realización de adelantamientos antirreglamentarios. Además, se propondrán medidas de restricción a la circulación de vehículos pesados (más de 7.500 kilos de masa máxima autorizada) en tramos específicos con alta siniestralidad con este tipo de vehículos.
En el año 2012, se produjeron en este tipo de vías 26.698 accidentes con víctimas, en los que fallecieron 1.144 personas y 39.979 resultaron heridas. Asimismo, las salidas de vía produjeron 444 fallecimientos, 403 colisiones y 110 peatones murieron atropellados en estas carreteras, que representan el 90% de las vías interurbanas que hay en España. La DGT añade que el índice de mortalidad en accidente de tráfico es mayor en carreteras convencionales (2,6) que en autopistas (1,8) o en autovía (2,2).
Tráfico subraya además que casi 140.000 kilómetros de este tipo de vías no disponen de una separación física de ambos sentidos de circulación, lo que eleva su peligrosidad y accidentalidad. Por ello, en el marco de la Estrategia de Seguridad Vial 2010-2020, se incrementarán los controles de velocidad e intensificará la vigilancia sobre conductas de riesgo, sobre todo en referencia a la realización de maniobras de adelantamiento, con el fin de reducir los riesgos de producción de accidentes.
Este tipo de campañas intensivas y planificadas en un periodo de tiempo concreto tienen como principal objetivo llamar la atención de los conductores sobre la singularidad que tienen este tipo de carreteras, que las hace más peligrosas, al tiempo que concienciar a los distintos usuarios de la vía de la necesidad de conseguir entre todos comportamientos más seguros.
En la última campaña realizada, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil detectaron a casi 13.000 conductores que circulaban a una velocidad excesiva; precisamente uno de ellos, fue denunciado por circular a 187 km/h en un límite de 100 km/h. Otros 1.800 usuarios fueron denunciados por no usar el cinturón de seguridad, otros 1.000 por uso de móvil y 350 por realizar adelantamientos antirreglamentarios.
En la misma línea, la DGT detalla que, el pasado lunes, se inició otra campaña, ligada a la anterior ya que se da preferencia a la vigilancia en carreteras secundarias, sobre el respeto de los límites de velocidad.