Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El desafío del Guerrero por Gabriel

Gabrieltelecinco.es

Gabriel está a punto de cumplir 5 años y acaba de volver al cole después de disfrutar mucho en sus vacaciones "como un niño normal", nos dice su madre, Luminita. "Aunque le cuesta un poco porque se ha acostumbrado a no madrugar en el verano", añade. Igual que a todos los niños pero, a diferencia de los demás, Gabriel padece parálisis cerebral, tipo cuadriplejia mixta hipertónica grave y tiene una discapacidad del 75%.  Por eso, desde la Fundación Cadete y Desafío Cadete se ha propuesto lograr el dinero para un asiento de coche.

En verano, Gabi ha tenido una sorpresa: un nuevo hermanito que nació en agosto. Su madre, Luminita, explica que "hay cosas que le hacen gracia y otras que no" del nuevo 'intruso'. A Gabriel no le gustan los cambios y le cuesta adaptarse a ellos y su nuevo hermanito es un reto para él al que se va acostumbrando. "Antes todo el cariño nuestro era para él y ahora, claro, tiene que compartirlo", añade. Pero Gabi está disfrutando mucho de la llegada de su abuela desde Rumanía, que ha viajado para ayudar a la familia con el pequeño.
Gabriel es un niño alegre, muy apegado a sus padres. "Le cuesta coger confianza", apunta su madre. Gabi no habla y se comunica, además de con gestos, con un tablero de comunicación con pictogramas.
Su día a día supone ir al colegio, Fundación Bobath, por la mañana, donde tiene fisioterapia, logopedia, psicología y terapia ocupacional,  y por la tarde vuelve a casa con sus padres. Todos los días debe hacer dos trayectos en coche: uno hasta donde le recoge la ruta del cole y otra al regresar. 
El pequeño no anda y tampoco puede estar sentado porque no tiene "control cefálico". En el coche, "va muy incómodo y poco seguro", explica Luminita. La madre tiene que sentarse atrás con él. El asiento del coche que la Fundación Cadete quiere conseguir para él con el 'Desafío Cadete del Guerrero' en Colombia serviría para que viajara más seguro y favorecería su desarrollo, lo que contribuiría a la mejora de su calidad de vida y la de su familia.