Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descubren las claves genéticas del cáncer de pulmón

Según los investigadores este descubrimiento determina no sólo el riesgo de padecer cáncer de pulmón, sino el grado de adicción a la nicotina.

Así, un fumador sin variante genética tiene una posibilidad entre seis de padecer este tipo de cáncer. Sin embargo, en aquella persona que hereda dicha variante de ambos padres la posibilidad es de 1 entre 4 y el riesgo de padecer la enfermedad sube del 80 por ciento.

No fumar, la mejor prevención

La predisposición genética explica, en opinión de los investigadores, por qué un fumador empedernido puede no desarrollar cáncer de pulmón y otro que fume poco sí.

Y añaden que esto permitirá encontrar tratamientos que ayuden a los enfermos. Aún así, no fumar es la mejor prevención para el cáncer de pulmón.