Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenida en Burgos una mujer de 48 años acusada de robar en doce domicilios de ancianos en los que limpiaba

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía han detenido en Burgos a una mujer de 48 años acusada de robar presuntamente en al menos una docena de domicilios de ancianos en los que limpiaba, alguno de los cuales tenía limitaciones físicas o con Alzehimer, según han informado a Europa Press fuentes de la Subdelegación de Gobierno.
La detenida, cuya identidad responde a las iniciales M.N.O.P, aprovechaba su trabajo en estos domicilios de la capital para sustraer, poco a poco, joyas por valor de 5.100 euros y dinero en metálico.
Las mismas fuentes han indicado que, en muchos casos, los ancianos no reparaban, por su enfermedad, en las sustracciones o, cuando comentaban los hechos a sus allegados, éstos achacaban la desaparición del dinero o los efectos a pérdidas o despistes del propio anciano.
La detenida trabajaba, desde el año 2005, para una empresa de esta ciudad prestadora de servicios a domicilio, dentro de la cual ha trabajado en al menos 24 domicilios de la zona sur de la ciudad.
La empresa adjudicataria llegó a incoar tres procedimientos sancionadores a la trabajadora vinculados a quejas de los familiares de los ancianos por los supuestos robos. Sin embargo, la falta de probar la participación directa en los hechos de la detenida, ha propiciado que la misma pudiera seguir delinquiendo.
Los agentes, partiendo de una denuncia de una anciana, consiguieron vincular a esta mujer con ese robo en concreto. Además en la investigación policial se vinculó inequívocamente a M.N.O.P. con robos en al menos doce domicilios, de los que ha sido posible acreditar que había sustraído joyas y diversas cantidades de dinero.
Según la detenida, los robos en los domicilios comenzaron hace unos tres años, motivada por la necesidad de obtener dinero para mantener a sus hijos, y siendo consciente de que sus víctimas eran personas con dificultades físicas y psíquicas, por lo que era más difícil que descubrieran los hechos.
La cantidad obtenida con la venta al peso de las joyas sustraídas en los domicilios supera los 5.100 euros, aunque a esta cantidad habría que añadir el dinero en metálico sustraído que no las mismas fuentes no han podido cuantificar.