Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenida en Santander una madre y sus dos hijos por el robo de joyas y dinero en dos casas donde trabajaba la mujer

En un mes se llevó joyas que vendieron por más de 4.000 euros de las dos casas en las que trabajaba desde hacía 10 y 14 años
Efectivos de la Brigada de Policía Judicial de la Policía Nacional han detenido a S.S.A. de 48 años, y a sus hijos I.P.S y B.PS. de 26 y 23 años respectivamente, como presuntos autores del hurto de joyas y dinero de dos domicilios de las calles Magallanes e Isabel la Católica de la capital cántabra, en donde S.S.A. trabajaba como empleada del hogar desde hacía 14 y 10 años.
Los hurtos comenzaron en agosto, y en el periodo de un mes robaron y vendieron varias joyas por valor de unos 4.142 euros, según informan fuentes policiales. Los tres detenidos carecían de antecedentes y pasaron a disposición judicial.
El pasado 10 de octubre una mujer domiciliada en la calle Magallanes denunció que de un joyero ubicado en el interior del armario de su habitación faltaban varias joyas y dos huchas infantiles con dinero, que habían sido sustituidas por otras dos similares, pero vacías.
Al no haber signos de forzamiento en la casa las investigaciones se centraron en la empleada del hogar, ya que era la única persona ajena a la familia que tenía llaves del domicilio. La denunciante alertó a su cuñada con domicilio en la calle Isabel la Católica, ya que compartían asistenta, y ésta pudo comprobar que también la faltaban parte de sus joyas.
Investigaciones de la Policía Judicial llevaron a la identificación de la empleada, que fue detenida por un delito de hurto continuado en el tiempo. La mujer actuaba en connivencia con sus dos hijos, que también fueron detenidos. Ella se encargaba de robar las joyas y los hijos las vendían, para que el nombre de la mujer no constara en ningún papel.
La mujer reconoció que entre el 22 de agosto y el 29 de septiembre, había estado robando joyas en las dos casas, donde desarrollaba su trabajo desde hacía 14 y 10 años. También declaró estar "muy arrepentida". La madre y sus dos hijos, que carecían de antecedentes, pasaron a disposición judicial.