Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenidas 7 personas por defraudar 400.000 euros procedentes de una agencia de viajes de Palma

La Policía Nacional ha detenido a siete personas por varios delitos de estafa, falsedad documental y organización criminal, que defraudaron fondos por valor aproximado de 400.000 euros procedentes de una importante y conocida agencia de viajes de Palma.
Según han detallado la Policía en un comunicado, en el marco de la denominada operación 'Matahari', se descubrió que la función de la cabecilla de la trama, una mujer de 50 años de nacionalidad búlgara que trabajaba como contable para la firma perjudicada, era desviar fondos de la empresa para la que trabajaba en favor de otras que estaban controladas por sus familiares y otros integrantes de la organización criminal por lo que se acababa de lucrar todo el entramado de esta actividad fraudulenta.
Para ello, y aprovechándose del puesto de trabajo que desempeñaba, realizaba diversas maniobras contables que le permitían modificar sin que nadie se percatase, el nombre de los beneficiarios de los cheques destinados a pagar a los proveedores reales de la empresa, cambiándolo por el de otros integrantes de la trama y por el de dos sociedades controladas por miembros de la red criminal, quienes eran los beneficiarios finales.
El resto de miembros de la organización delictiva llevaban a cabo movimientos para ocultar el origen ilícito de los fondos, empleando a falsos intermediarios o grupos societarios sin actividad real, para posteriormente recuperar el dinero y repartirlo entre todos los integrantes de la trama delictiva.
Entre los miembros de la organización que comenzó a actuar en el año 2012 y continuó hasta enero de este año, se repartían de forma concertada y coordinada diversas tareas o funciones con el fin de cometer ilícitos penales.
Pese a que en la denuncia inicial la empresa perjudicada había cuantificado el fraude en unos 311.000 euros, tras las gestiones de investigación practicadas por el Grupo de Delincuencia Económica se ha comprobado que la cantidad defraudada es mayor, ascendiendo, por el momento a los 400.000 euros.
Asimismo, las mismas fuentes aseguran que no se descartan la práctica de nuevas detenciones.