Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenido en Barcelona el líder de una red que secuestró a españoles en Armenia

El arresto ha evitado que otros cuatro empresarios granadinos fueran secuestrados
Agentes de la Policía Nacional han detenido en el aeropuerto de El Prat (Barcelona) al líder de una organización que secuestró en Armenia a tres representantes de una empresa aceitera de Málaga y a un empresario catalán que había viajado a España para preparar un nuevo rapto.
Según ha informado este miércoles la Policía en un comunicado, el arrestado dirigía un grupo cuyos principales componentes fueron detenidos en España en fases anteriores de la operación, culminadas en octubre de 2015 y febrero de 2016.
Su detención ha evitado que otros cuatro empresarios granadinos fueran víctimas de este delito, cuando se encontraban a punto de viajar a Armenia para cerrar lo que parecía un sustancial negocio promovido por el detenido.
Los delincuentes utilizaban este procedimiento para atraer a empresarios españoles hasta el país del Cáucaso con el objetivo de cerrar el supuesto negocio, siendo allí retenidos hasta conseguir el pago de una importante cantidad de dinero.
Por ello, la Policía Nacional advierte a los empresarios que decidan operar en el extranjero que comprueben la realidad e intenciones de las empresas con las que contactan, especialmente en escenarios no habituales o cuando condiciones parezcan especialmente atractivas.
Tras el arresto del cabecilla se ha podido saber que había cambiado su 'modus operandi' después de que sus compañeros fueran detenidos: en este caso, las futuras víctimas, empresarios vinícolas de Granada, ya habían realizado un primer viaje a Armenia en abril.
Ahora, el líder del grupo intentaba ganarse su confianza, el siguiente paso sería formalizar los contratos de exportación y para eso viajó a España, y la Policía cree que el detenido argumentaría que el pago de dicho contrato debería realizarse en su país y, para ello, los máximos responsables de la asociación vinícola tendrían que viajar a Armenia.
La investigación ha sido llevada a cabo de manera conjunta por la Sección de Secuestros y Extorsiones de la Unidad Central de Delincuencia Especializada y Violenta, el Grupo de Atracos de la Brigada Provincial de Policía Judicial (BPPJ) de Málaga y Grupo 1º de Crimen Organizado de la BPPJ de Barcelona.