Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenido en Lérida por intento de estafa con una falsa fundación de ayuda a familias pobres

Los Mossos d'Esquadra han detenido en Lleida al secretario de una falsa fundación de ayuda para familias pobres por presuntamente tratar de obtener bienes inmuebles, dinero y donaciones de entidades y particulares de forma irregular, además de imputar a su presidenta.
Según ha informado este lunes la policía catalana, la Fundación Kakay (Kilo a Kilo Ayuda), que todavía no estaba dada de alta en el registro de fundaciones, se presentaba como tal y pedía a propietarios la cesión de casas en mal estado para reformarlas y, durante un periodo de tiempo, permitir a familias desfavorecidas vivir en ellas.
De la investigación realizada por los Mossos se desprende que el detenido quería hacerse con inmuebles, recoger fondos y recursos materiales para destinarlos a usos diferentes a los que anunciaba como fundación.
En su página web, la fundación se presentaba ofreciendo un equipo "de amigos albañiles, pintores, carpinteros, herreros, decoradores, restauradores de muebles, lámparas y cualquier objeto antiguo" para restaurar casas en ruinas o que lleven cerradas muchos años en toda España.
A cambio, pedía que la fundación pudiera alojar a familias necesitadas y con hijos que están en la calle, con un compromiso de alojamiento por el tiempo estimado por el propietario o por un alquiler moderado.
Según los Mossos, la fundación había presentado la documentación necesaria para inscribirse en el registro de fundaciones, pero para cubrir los 70.000 euros necesarios para darse de alta, los responsables de la fundación los avalaron con facturas falsas de máquinas de construcción.
DENUNCIA POR IRREGULARIDADES
La investigación arrancó en julio después de que varios ciudadanos interesados en colaborar con la fundación denunciaron conductas irregulares por parte del secretario, Marcos R.R., de 37 años y vecino de Calonge (Girona).
El detenido gestionaba la página web de la fundación y en ella anunciaba acciones de rehabilitación de casas que eran falsas, según constataron los investigadores, además de pedir aportaciones económicas a través de dos cuentas corrientes.
Además, a través de esta fundación habían pedido alimentos a entidades sin ánimo de lucro --que finalmente no accedieron a proporcionárselas-- para 42 familias con necesidades que en realidad no existían.
La detención de Marcos R.R., que tiene un importante historial de estafas, y la imputación de la presidenta, de 25 años y también vecina de Calonge, se produjeron el 31 de julio, y tras declarar en comisaría, el presunto estafador quedó en libertad a la espera de que les cite el juez.