Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detienen a los integrantes de una banda que estafaba a compañías de seguros

La Guardia Civil ha desarticulado una banda que había estafado más de un millón de euros a compañías aseguradoras de vehículos. EFE/Archivotelecinco.es
La Guardia Civil ha desarticulado una banda, dos de cuyos integrantes han sido detenidos en Badajoz, que había estafado más de un millón de euros a compañías aseguradoras de vehículos, tras detener a 25 personas de esta organización, 22 de ellas en la provincia de Barcelona.
Los investigadores consideran que con estas detenciones se ha evitado que la banda estafara otros 400.000 euros, según ha asegurado en un comunicado la dirección general de la Policía y la Guardia Civil.
En total han sido detenidas 25 personas, 22 en Vilanova i la Geltrú y Gavà (Barcelona), dos en Badajoz y otra en Murcia.
Todos se enfrentan a los delitos de estafa continuada, falsedad documental, denuncias falsas y asociación ilícita
La estafa consistía en declarar falsos siniestros en el seguro de vehículos importados de alta gama para cobrar su indemnización.
La organización importaba desde Alemania vehículos con aparente buen estado pero con muchos kilómetros, y una vez en España se matriculaban y se les daba un valor superior al de origen.
Este valor era el que se tomaba luego en cuenta para fijar la indemnización en caso de siniestro por parte de las compañías aseguradoras.
Los vehículos eran adquiridos después por personas que actuaban como testaferros y que, a los pocos meses de tener el coche a su nombre, denunciaban su robo para poder cobrar la indemnización del seguro.
A continuación, comunicaban a la aseguradora que el coche había sido recuperado aunque en muy mal estado, ya que su interior había sido desmontado cuidadosamente (motor, salpicadero, asientos...) para conseguir que la compañía lo declarase en siniestro.
El testaferro se ponía luego en contacto con la compañía para pactar la compra de ese mismo coche, por un precio muy bajo ya que se consideraba siniestro, aduciendo el valor sentimental del vehículo.
Una vez en sus manos, la banda lo volvía a montar con las piezas extraídas anteriormente y lo ponía en circulación para estafar de nuevo a otras compañías aseguradoras.