Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Diputación de León ofrece una residencia por si es necesario realojar a los afectados por el fuego

La presidenta de la Diputación Provincial de León, Isabel Carrasco, que mantiene constantes contactos con los alcaldes de las comarcas de la Valdería y La Valduerna, afectados por el incendio que desde el domingo asola esta zona de la provincia, ha ofrecido las instalaciones de la Residencia Nuestra Señora del Valle, ubicada en La Bañeza, por si fuera necesario desalojar a los vecinos de sus casas, para que pudieran contar con un lugar en el que quedarse.
Además, la Diputación de León ha puesto a disposición de la Junta de Castilla y León y de estos ayuntamientos todos los medios con los que cuenta para colaborar en las labores de extinción, según informaron fuentes de la institución provincial.
Ésta mantiene tres camiones en la zona. Uno de ellos es una autobomba forestal ligera. El segundo es una autobomba con capacidad para 9.000 litros de agua y el tercero es una autobomba rural ligera que habitualmente está cedida al Ayuntamiento de Truchas y que en esta circunstancia se ha unido para colaborar en las labores de extinción y que también se ha puesto a trabajar junto con los medios que opera el servicio de Protección Civil de la Diputación.
Los vehículos del parque móvil de la institución provincial se incorporaron al Cecopi de la Junta de Castilla y León, el órgano desde el que se coordinan las labores de extinción, el mismo domingo, día en el que comenzó el fuego y comenzaron a trabajar el lunes, cuando la situación comenzó a agravarse.
Tras haber estado trabajando en las inmediaciones de la localidad de Torneros, a última hora de esta tarde los vehículos se encuentran trabajando en la carretera de Destriana, la LE-133, concretamente en el cortafuegos que se ha abierto en paralelo a la misma para intentar atajar las llamas.
Los operarios de la institución provincial realizan dos labores, según las necesidades que son trasmitidas por el jefe de extinción de incendios de la Junta. Por un lado, suministran agua a los equipos de intervención directa y, por otro, refrescan los cortafuegos y los alrededores de las poblaciones afectadas.