Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EE.UU. actúa de manera "rápida y agresiva" contra la gripe mientras aumentan los casos

El presidente Barack Obama aseguró hoy que EE.UU. actúa de manera "rápida y agresiva" para combatir la gripe A, mientras el número de afectados por este virus (AH1N1) sigue aumentando cada día y ya se registran 160 casos en 21 estados.
Obama, quien afronta su primer desafío de salud pública desde que llegó a la Casa Blanca, prometió en su discurso radial de los sábados usar "todos los recursos necesarios" para tratar el virus y prevenir un brote más amplio.
En un intento de tranquilizar a la población, el presidente aseguró que el país "está mejor preparado que nunca" para lidiar con un desafío así, dado que se ha preparado para un nuevo brote desde la aparición de la gripe aviar en 2005.
En EE.UU. está activada desde el pasado fin de semana una alerta de "emergencia de salud pública".
Es en este marco en el que el Gobierno ha transferido a los estados una cuarta parte de su reserva de 50 millones de dosis de fármacos antivirales, invertido 13 millones de dólares en la compra de dosis para reponer las existencias y pedido al Congreso 1.500 millones de dólares para poder adquirir más medicamentos si fuera necesario.
El presidente afirmó que, hasta el momento, el impacto de la gripe A "no ha sido tan potente o mortal" en EE.UU. como en México, país donde se originó la epidemia, pero también advirtió de que tiene el potencial de provocar una pandemia.
La rapidez con la que EE.UU. ha reaccionado a la aparición de este nuevo virus no ha frenado, de momento, la propagación de la gripe en el país, donde en tan sólo 24 horas ha aumentado el número de casos confirmados de 141 a 160 y se ha extendido de 19 a 21 estados.
Los tres nuevos estados que han registrado por primera vez casos de gripe A en EE.UU. son Connecticut (uno), Florida (dos) y en Misuri (uno), según el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).
Texas sigue siendo el único estado en el que se han registrado víctimas mortales.
De momento, las autoridades no está al tanto de posibles nuevas víctimas mortales, pero Anne Schuchat, la directora adjunta interina de Ciencia y Salud Pública del CDC señaló hoy que no le sorprendería si hubiera más casos severos o incluso más muertos.
Encontrar más casos mortales por este virus es difícil, dado que cada año fallecen unas 36.000 personas por la gripe común en EE.UU.
Un total de 13 personas están actualmente ingresadas en EE.UU. con casos confirmados de gripe A, según Schuchat.
El CDC también ha observado un aumento de visitas con síntomas de gripe a salas de emergencia, pero es difícil saber si esto se debe a casos reales o más bien al temor de las personas, indicó la experta.
Los niños son los que más peligro corren de contraer la enfermedad, y aunque la edad de los afectados varía, la mayoría tiene menos de 20 años, afirmó Schuchat.
Hasta el momento, al menos 434 colegios han suspendido sus actividades para prevenir posibles contagios y 245.000 estudiantes en 18 estados se han quedado sin clase.
La mayoría de los casos confirmados de gripe A en EE.UU. no tienen una conexión directa con México, origen del brote y donde la epidemia es más extendida, mientras que aproximadamente un tercio de los afectados sí está vinculado a ese país, señaló Schuchat.
"Es más probable que la gente se contagie en su propia comunidad. Hay una transmisión sostenida en Estados Unidos", explicó.
La experta del CDC se declaró "alentada" y "cautelosamente optimista" sobre los nuevos datos que se conocieron hoy desde México, donde las cifras apuntan a que la propagación de la gripe A puede ser menor de lo que las autoridades temían.
No obstante, recomendó mantener la vigilancia, y recordó que en el pasado ha ocurrido que se pensaba que una epidemia o pandemia había desaparecido y después hubo una segunda ola.
"Estamos actuando de manera agresiva para garantizar que estemos un paso por delante" del virus, indicó en referencia a las palabras utilizadas por Obama.