Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Empeora el estado de salud del guardia civil que cayó desde la valla de Melilla el pasado miércoles

El estado de salud del sargento de la Guardia Civil Eduardo Lozano, de 36 años de edad y natural de Granada, ha empeorado después de caer desde una altura de cinco metros en la valla de Melilla durante una avalancha de unos 300 'sin papeles'.
El agente, que sufrió un traumatismo craneoencefálico, fue dado de alta el mismo día del incidente aunque 24 horas después tuvo que pedir la baja laboral por los dolores que sufría como consecuencia de la caída, que también le causó hematomas en distintas partes del cuerpo.
En una entrevista en el periódico 'Melilla Hoy' y recogida por Europa Press, el granadino ha asegurado sentirse sorprendido de que algunos de los inmigrantes que participaron en la avalancha trataran de agredir a los agentes. "Me chocó que los inmigrantes se pusieran a agredir cuando estaba intentando ayudarlos", ha explicado el sargento.
Lozano, que pertenece a un grupo de antidisturbios de los Grupos Rurales de Seguridad (GRS) con sede en Barcelona, ha trasladado además su extrañeza ante este comportamiento agresivo. "Estuve ayudando a bajar a muchos inmigrantes y asegurándolos con el arnés de montaña que llevaba para que no se hicieran daño, pero ellos se pusieron a agredir. Eso no me cuadraba mucho", ha dicho.
Tras explicar que le quedaba una semana para volver a Cataluña cuando ha sido objeto de esta agresión "que nunca había sufrido en mis diez años como GRS", el sargento ha denunciado además que fue amenazado con una navaja por uno de los inmigrantes antes de caer de la valla. "Estuvo intentando darme y tuve que bajar un poco para que no me alcanzara", ha concretado.
En cualquier caso, el agente de la Guardia Civil ha hecho un llamamiento para que se garantice su integridad durante este tipo de avalanchas. "Ahora tendré dolor y molestias durante unos días, pero ojalá sirva de algo para que hagan un protocolo de actuación o cambien un poco la ley porque ahora mismo estamos muy pillados en la valla", ha concluido.