Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España muestra su preocupación el aumento de ejecuciones en 2014 y reitera su compromiso para abolir la pena de muerte

El Gobierno español ha expresado nuevamente su preocupación ante el aumento en el número de ejecuciones que refleja el último informe de Amnistía Internacional y ha reiterado su compromiso para lograr la abolición de la pena de muerte.
Según los datos de Amnistía Internacional, en 2013 las ejecuciones aumentaron en torno al 15 por ciento, lo que supone la ejecución de cerca de 100 personas más con respecto a 2012 y varios países reanudaron las ejecuciones tras periodos de moratoria.
En un comunicado, el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación recalca que a pesar de los "evidentes retrocesos" que refleja este informe, también se deja claro que la realidad es que el mundo sigue caminando hacia la abolición. Pone como ejemplo de ello la reducción constante del número de países que aplican la pena capital en el mundo y recuerda que hace 20 años dos tercios de los países del mundo aplicaban la pena de muerte mientras hoy dos tercios la han abolido de iure o de facto.
En cualquier caso, el Ejecutivo español ha reiterado su "posición firme" en contra de la pena de muerte al considerarla "un castigo cruel, inhumano y degradante, contrario a la dignidad del ser humano, además de carecer de efectos disuasorios probados en el comportamiento criminal, y de provocar efectos irreparables en caso de error judicial".
Sobre este punto, recuerda que Madrid acogió el pasado año el V Congreso Mundial contra la pena de muerte, organizado por la asociación francesa Ensemble contre la peine de mort (Juntos contra la pena de muerte), con el patrocinio de España, Noruega, Suiza, y Francia, y en colaboración con la Coalición mundial contra la pena de muerte. Y subraya al respecto que este congreso "fue una magnífica oportunidad para favorecer el necesario diálogo entre abolicionistas y retencionistas".
Igualmente, reitera que continúa su labor de defensa de la abolición universal de la pena de muerte en el ámbito internacional a través del apoyo a la Comisión Internacional contra la pena de muerte (www.icomdp.org) y en foros internacionales como Naciones Unidas, en el que este año se negociará la quinta resolución por una moratoria universal de la pena de muerte.
Finalmente, el Gobierno de España ha destacado "la magnífica labor que ejerce la sociedad civil española e internacional en este esfuerzo en favor de la abolición".