Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Estable la mujer que causó la explosión de una bombona y de alta el otro herido

La mujer de 37 años que resultó hoy herida al causar la explosión de una bombona de butano en su domicilio de Vélez-Málaga permanece estable con quemaduras superficiales, mientras que su vecino ha recibido el alta médica.
Según han informado a Efe fuentes de la investigación, al parecer, la mujer, N.E.R.P., se intentó suicidar dejando abierta la llave de la bombona y al rato encendió un cigarrillo, lo que originó la explosión que ha afectado a cuatro viviendas.
La explosión, ocurrida a las 2:40 horas, ha producido graves daños en la vivienda de la mujer, el derrumbe del muro de separación con el inmueble colindante donde vive el otro herido -el ciudadano británico M.T.S.- y grietas de diversa consideración en tres viviendas, según el Consorcio Provincial de Bomberos de Málaga.
Los vecinos de estas viviendas han sido desalojados por precaución hasta la evaluación del estado de los inmuebles por técnicos municipales.
En la casa contigua, además del herido estaban su esposa y dos hijos, que han resultado ilesos.
La mujer, que reconoció que había causado la explosión, y su vecino fueron trasladados primero al Hospital Comarcal de la Axarquía en Vélez-Málaga y posteriormente al Carlos Haya de Málaga.
Entre los desalojados hay dos ancianos que se han trasladado a casas de familiares.
El siniestro ha ocurrido en el bajo del número 56 de la carretera 340 en el núcleo de población de Almayate Bajo, a donde se desplazaron los servicios sanitarios, la Guardia Civil, la Policía Local y el Cuerpo Nacional de Policía.
Bomberos de Vélez-Málaga han retirado escombros del dormitorio de una de las viviendas y han comprobado que no había nadie bajo los restos del muro separador, que ha quedado prácticamente destruido.