Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Eurocámara pide medidas para combatir el tráfico ilegal de animales de compañía

El Parlamento Europeo ha reclamado este jueves 25 de febrero a la Comisión Europea que tome medidas contra el tráfico de animales de compañía y animales salvajes que acaban convertidos en mascotas, como la creación de bases de datos compatibles de perros y gatos en los Estados miembro que facilite el intercambio de información.
En una resolución no vinculante aprobada a mano alzada, el Parlamento Europeo ha pedido al Ejecutivo comunitario que se asegure de que todos los países de la UE cuentan con estas bases de datos y que considere ampliarlas a otros animales de compañía.
En opinión de los eurodiputados, esta exigencia de registrar a las mascotas, sumada al intercambio de información a nivel comunitario, reduciría la falsificación de documentos, ayudaría a luchar contra el comercio ilegal y el maltrato de animales y permitiría detectar el origen de enfermedades.
Así, el texto recuerda que muchos Estados miembro tiene ya sistemas obligatorios de identificación y registro de mascotas, pero señala que no todos incluyen la misma información o los mismos animales.
Además de pedir que estas bases de datos sean compatibles, los eurodiputados también apuntan que los datos personases de propietarios y vendedores de animales deben protegerse.
Por otro lado, la resolución advierte de que el tráfico de mascotas, incluidos animales salvajes y exóticos, está cada vez más vinculado al crimen organizado y representa un riesgo para la salud pública.
En este sentido, critica que los animales que son objeto de comercio ilegal son a menudo criados sin garantías, maltratados y están en riesgo de contraer enfermedades. En concreto estima que el 70% de las enfermedades aparecidas en las últimas décadas en humanos tienen su origen en animales.