Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Experto asegura que la prevalencia de infecciones por enterovirus en España "no es alta"

El enterovirus, un tipo de virus que suele afectar al tejido respiratorio y digestivo provocando una inflamación en la zona, suele proliferar cuando llega la primavera, por el aumento de la temperatura y la humedad, si bien su prevalencia en España "no es alta".
Así lo ha asegurado a Europa Press el neurólogo especializado en pediatría de Doctoralia, Manuel Antonio Fernández, después de que se hayan detectado hasta 48 los casos neurológicos de menores de seis años afectados con enterovirus en Cataluña.
"Se trata de un virus con especial predilección por afectar al tejido respiratorio y digestivo mediante inflamación de los tejidos habituales de esas zonas. A pesar de ello, también son capaces en algunas ocasiones de atravesar la barrera hematoencefálica del sistema nervioso y provocar inflamación del cerebro y, con ello, una encefalitis. Esta inflamación, generalmente leve y transitoria, puede ser grave y producir secuelas en caso de que el tipo concreto de enterovirus tenga una especial avidez por atacar a ese tejido", ha explicado.
Aunque puede aparecer en cualquier persona, afecta principalmente a los niños ya que son los que menos medidas de higiene tienen y porque, además, las diferentes infecciones que un adulto ha contraído a lo largo de su vida les ayuda a desarrollar defensas frente a estos virus y a otros parecidos o de la misma familia.
SÍNTOMAS DEL ENTEROVIRUS
Los principales síntomas, según ha comentado el experto, son mocos, tos, congestión fiebre, dolor abdominal, náuseas o diarrea. No obstante, cuando el virus alcanza el sistema nervioso provoca malestar, decaimiento, fiebre alta, dolor de cabeza, vómitos de repetición, alteración de la conciencia y parálisis, entre otros.
"A pesar de que no es habitual que produzca daños neurológicos, algunos tipos concretos de virus de esta familia tienen una especial tendencia a afectar al tejido del sistema nervioso. De hecho, cuanto más agresivo sea el tipo de virus, más tendencia tendrá a dañar ese tejido y, por tanto, a producir secuelas", ha argumentado el doctor Fernández.
En cuanto al tratamiento, el experto ha informado de que sólo es sintomático y, en algunos casos "excepcionales", se pueden usar otras medidas para disminuir la inflación cerebral o medicamentos para combatirlo, si bien estos últimos son sólo de uso hospitalario y se dan en los casos más graves.
Finalmente, Fernández ha aconsejado, como medidas preventivas, evitar el contacto con personas infectadas y llevar a cabo una correcta higiene de manos. "La única manera de prevención es la higiene", ha zanjado el doctor.