Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Expertos abogan por potenciar las habilidades no cognitivas de los estudiantes en España para mejorar su rendimiento

Los malos resultados de los estudiantes en España en las pruebas de competencias están vinculados con el escaso desarrollo de habilidades no cognitivas por lo que un grupo de expertos aboga por la importancia de potenciar estas facultades, sobre todo en edades tempranas, con el fin de mejorar el rendimiento escolar.
Esta es una de las conclusiones de los tres trabajos de investigación presentados este jueves en la sede de la Fundación Europea Sociedad y Educación, a cargo de los profesores Pau Balart (Universidad Carlos III), Jorge Calero (Universidad de Barcelona), Daniel Santín y Gabriela Sicilia (Universidad Complutense de Madrid).
Estos documentos forman parte del proyecto 'Reflexiones sobre el sistema educativo español', dirigido por Sociedad y Educación, y patrocinado por la Fundación Ramón Areces. El grupo de expertos, que cuenta también con la participación de Ángel de la Fuente, Florentino Felgueroso y José Manuel Lacasa, autores de los próximos documentos de trabajo, analiza las claves para acometer reformas educativas duraderas, promueve discusiones académicas y la presencia de expertos internacionales.
En esta ocasión, algunas de las tesis y recomendaciones principales planteadas por los autores, basándose en evidencias empíricas y en la literatura científica, concluyen que, culminar con éxito el proceso educativo depende, entre otros factores, de las habilidades cognitivas (conocimientos en competencias básicas) como no cognitivas (aspectos relacionados con la personalidad de los estudiantes, motivación o perseverancia). Estas últimas, aunque no directamente observables, son determinantes tanto para el éxito educativo como laboral de los estudiantes, según los expertos.
Asimismo, se hace alusión a que el efecto de los recursos de los centros educativos sobre los resultados depende de factores como el tipo de gasto, el nivel inicial de la inversión y el colectivo afectado por ésta, al tiempo que se considera "imprescindible" evaluar las políticas de asignación de recursos a la educación y que las nuevas iniciativas contemplen en su ejecución la realización de evaluaciones técnicamente avanzadas que permitan identificar qué factores concretos causan los resultados observados.
Igualmente, añaden que las variables personales y relativas al origen familiar son muy relevantes a la hora de explicar el nivel de competencias de los alumnos, entre otros aspectos.
Otro de los estudios propone una guía de los principales métodos de evaluación que deberían ser introducidos en el sistema educativo español, para situar los resultados educativos de España por encima de la media de la OCDE y de la UE; y defiende la puesta en marcha de un seguimiento sistemático y continuo del desempeño de los centros educativos, relacionando recursos disponibles con resultados obtenidos.
En esta línea, los expertos creen que el sistema educativo español debería incorporar las técnicas de evaluación de impacto para medir el efecto real de los programas e intervenciones educativas, y estiman que el sistema educativo nacional y/o regional debería dedicar más esfuerzos a evaluación educativa y explotar las bases de datos de centros educativos con la nueva información, fomentar la evaluación de impacto para medir efectos, y que la evaluación no sea un arma arrojadiza entre grupos políticos.