Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fallece el hombre herido en la explosión de la pirotecnia en Granada y su mujer sigue grave en la UCI

El trabajador que había resultado herido grave en la explosión registrada en una fábrica de pirotecnia situada en La Gorgoracha, en el municipio de Vélez de Benaudalla (Granada), ha fallecido esta tarde en el Hospital de Traumatología de Granada a causa del politraumatismo y las grandes quemaduras que presentaba.
Su mujer permanece ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de este mismo hospital en estado grave, ya que también presenta graves quemaduras a causa de la deflagración, según han informado a Europa Press fuentes de la Delegación de Salud.
Ambos son un matrimonio de origen valenciano que trabaja en la factoría desde el mes de junio y que cuenta con más de 35 años de experiencia en el sector.
En declaraciones a los periodistas, el gerente de la empresa, 'Pirotecnia Martín', Esteban Martín, ha explicado que la deflagración se produjo, sobre las 11,25 horas, cuando el matrimonio se encontraba en la caseta número 7 ensamblando carcasas para un espectáculo pirotécnico que ofrecerán es San Sebastián el 13 de agosto.
El gerente de la pirotecnia ha garantizado que la empresa, cuyas instalaciones ocupan más de ocho hectáreas, cumple todas las exigencias de seguridad. De hecho, asegura que ha realizado "una inversión muy grande en los últimos diez años" para dotar a la compañía, con más de cien años de experiencia, de todas las medidas de seguridad que marca la ley.
Las casetas son de estructura reforzada, por lo que la onda expansiva solo salió por la puerta. Además, cada cabina de montaje está separada del resto para evitar una reacción en cadena. Asimismo, en las casetas "solo hay la cantidad de pólvora exacta con la que se va a trabajar" y el resto permanece en almacenes subterráneos "alejados".