Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fecam solicita la declaración de emergencia social y económica para los municipios de El Hierro

El Comité Ejecutivo de la Federación Canaria de Municipios (Fecam) ha aprobado un acuerdo institucional en apoyo de la declaración de emergencia social y económica de las localidades de El Hierro y en el que también solicita a las administraciones territoriales que, de forma solidaria y coordinada, aprueben y materialicen lo antes posible un plan extraordinario donde se concrete un paquete de medidas económicas que sirvan para paliar los efectos de la crisis volcánica.
Dicho acuerdo fue tomado este mediodía en el Ayuntamiento de El Pinar, donde se reunió el Comité Ejecutivo de la Fecam, liderado en esta ocasión por la vicepresidenta primera de la institución, Elena Luis Domínguez, en el que también participaron los tres alcaldes de la isla del Meridiano.
El acuerdo de la Fecam recoge que a lo largo de estas últimas semanas se han venido detectando, por lo general en todos los municipios de la isla, los efectos negativos que la situación de crisis genera en todos los ámbitos de la vida municipal: económico, comercial, de servicios, etcétera, "una situación que afecta a los vecinos de estos municipios, principalmente por las dificultades económicas que padecen debido a la disminución de ingresos y el trastorno de sus vidas (traslados a segundas residencias, evacuaciones a albergues municipales, etcétera), y a la que además de las dificultades económicas se han sumado problemas sociales, afectando al turismo, además de las consecuencias ambientales y ecológicas que se acarrea al entorno", recoge el acuerdo.
Esta circunstancia, que se remonta a mediados de julio de 2011, cuando comenzaron a detectarse los movimientos sísmicos, ha afectado a la actividad normal de la isla y a la vida sus vecinos. En este periodo, como se recoge en el acuerdo institucional, fue decretado por el Comité de Dirección del Plan Especifico de Protección Civil y Atención de Emergencias por Riesgo Volcanológico (Pevolca) el semáforo de color rojo (fase 1) el pasado 11 de octubre de 2011, lo que ha significado entrar en la fase de situación de alerta máxima.