Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fernández Díaz ve "indiscutible" la ayuda financiera y operativa de la UE en la lucha contra inmigración ilegal

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha destacado la importancia de la ayuda financiera y operativa de la UE para luchar contra la inmigración ilegal que, a su juicio, "es absolutamente indiscutible" para combatir esta lacra.
En declaraciones a los medios tras participar en la reunión en Roma de los ministros del Interior del G-6, grupo del que forman parte los seis mayores países de la Unión Europea, el ministro ha explicado que los países del G-6 (España, Italia, Francia, Alemania, Reino Unido y Polonia) han abordado durante su reunión temas de lucha contra la inmigración irregular, el terrorismo internacional y la violencia contra las mujeres.
En cuanto a la inmigración irregular, ha destacado que con la Primavera Árabe se han incrementado los flujos migratorios, por lo que España, Italia y Francia, como "frontera exterior" de la UE, responderán con el "principio de solidaridad" y buscarán aplicar mejor las leyes existentes.
Según Fernández Díaz, en reuniones al margen sostenidas con sus homólogos de Italia y Francia, los tres países han destacado la importancia de garantizar la "impermeabilidad" de las fronteras "para que las personas que pretenden entrar de manera ilegal, no lo hagan".
No obstante, ha dejado claro de que estos países no pueden hacer frente solos al fenómeno de la inmigración irregular, por lo que el ministro ha subrayado que "la ayuda financiera y operativa de la UE es absolutamente indiscutible".
Por otra parte, el ministro ha destacado que España es "pionera" en la lucha contra la violencia hacia las mujeres y ha dicho estar orgulloso de que Italia, como país anfitrión del G-6, haya puesto en la agenda de la reunión este asunto para "establecer prácticas para ser más eficaces y erradicar esta lacra", un problema que, según ha destacado, afecta a todos los países de la UE.