Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Finaliza otra vez sin acuerdo la reunión entre trabajadores y Urbaser sobre la huelga de basuras en Lugo

La nueva reunión entre los representantes sindicales y la dirección de Urbaser, la concesionaria del servicio de limpieza en Lugo, ha vuelto a finalizar sin acuerdo para poner fin a la huelga en la recogida de basuras en esta ciudad, que este martes cumplió 57 días.
Fuentes de ambas partes han ratificado a Europa Press que las posturas continúan alejadas, pero han vuelto a quedar emplazadas para este miércoles por la tarde para proseguir con las negociaciones para intentar acabar con la huelga.
Las versiones sobre la marcha de las negociaciones son contrapuestas. Así, los representantes de los trabajadores sostienen que la voluntad de cerrar el conflicto "sólo la tiene la parte social".
No obstante, fuentes de la empresa indican que "la pretensión de imponer asuntos no relacionados con el convenio colectivo fue el argumento utilizado por la parte social para dar carpetazo a las negociaciones".
PROPUESTA
Finalmente, los sindicatos hicieron una propuesta que se analizará en la reunión de este miércoles. La propuesta de la parte social se basa en la retirada de sanciones, la readmisión de los despedidos y que el comité de huelga acepte una sanción con la retirada de demandas por ambas partes.
Asimismo, esta propuesta incluiría un convenio a tres años, jornada de lunes a sábado, cobertura de vacantes por el personal de fin de semana y aceptación de la propuesta económica hecha por el presidente del Consello Galego de Relacións Laborais.
Los sindicatos se quejan de que la empresa no hizo ninguna propuesta para el convenio colectivo. Pero Urbaser resume la actitud sindical en que pretenden que la empresa acepte "la totalidad de las condiciones previas o no hay nada de qué hablar".
Urbaser interpreta que la reunión de este martes no sirvió para centrar la negociación en el convenio colectivo que originó la convocatoria de huelga y sí en asuntos "surgidos como consecuencia del incumplimiento sindical", en referencia a los servicios mínimos y al acceso al trabajo de los empleados que no desean secundarla.