Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fundación ONCE cuadruplicará cada año sus becas y cofinanciará contratos y prácticas para personas con discapacidad

La Fundación ONCE multiplicará por cuatro cada año su programa de becas para personas con discapacidad y pondrá en marcha un plan denominado 'Primer Empleo' por el que ofrecerá a las empresas cofinanciar las prácticas y primer contrato laboral de personas de este colectivo, con la ayuda del Fondo Social Europeo (FSE).
Así lo ha anunciado este jueves el director general de Fundación ONCE, José Luis Martínez Donoso, durante la presentación del estudio titulado 'Empleabilidad de los estudiantes y titulados universitarios con discapacidad y sus necesidades normativas y de aprendizaje para una inclusión en empleos de calidad' realizado por investigadores de la UNED. Durante el acto, Martínez Donoso ha anunciado que la fundación que dirige ha sido adjudicataria como beneficiaria de dos programas operativos, el programa operativo de inclusión social y el programa operativo de empleo para jóvenes, en el marco de los cuales tiene previsto impulsar varias iniciativas para fomentar el empleo de personas con discapacidad.
En lo referente a la cofinanciación de contratos, ha explicado que la iniciativa pretende reforzar la "discriminación positiva" que ya se ejerce desde el ámbito normativo para favorecer la contratación de personas con discapacidad, cuya tasa media de actividad es del 34%, según el estudio. Además, el plan pretende fomentar la contratación especialmente entre las pequeñas y medianas empresas.
"Somos conscientes de que era importante ir a la empresa que tiene la obligación legal del 2% porque era una forma de integrar personas con discapacidad en el marco normativo --ha explicado Martínez Donoso--. Pero esos no son los grandes empleadores. Los grandes empleadores están en empresas de 4, de 5, de 17 personas y están en localidades pequeñas, medianas. Todo el programa operativo se va a desarrollar para informar a ese demandante de oferta de empleo de personas con discapacidad en la posibilidad y en la cercanía".
En este sentido, se ha mostrado convencido de que en aquellos barrios y localidades se contrate a personas con discapacidad y se les de la "oportunidad de demostrar" su talento, esto ejercerá un efecto de contagio entre las empresas del entorno, al conocer de cerca a estas personas.
Entre las iniciativas que la fundación pretende poner en marcha figura también un acento particular en el emprendimiento como una vía de generar empleo e integrar en el mercado laboral a las personas con discapacidad. En lo referente a esto, el director general de la organización ha subrayado que los datos de emprendimiento en este colectivo "son bajísimos pero no se alejan mucho de la realidad social". "El emprendimiento da vértigo", ha apostillado.
Precisamente en estas líneas va el estudio coordinado por el director del Centro de Atención a Universitarios con Discapacidad de la UNED, Juan Antonio Moriano, a partir de una muestra de 29 universidades, 32 empresas y cerca de un millar de estudiantes con discapacidad y egresados universitarios.
ELEGIR CARRERAS CON MEJORES POSIBILIDADES DE EMPLEO
Moriano ha señalado que, según indican estudios anteriores, existe una correlación "demostrada" entre el nivel de formación y la empleabilidad de las personas con discapacidad. Sin embargo, la investigación realizada pone el acento en el hecho de que las áreas de formación universitaria elegidas por las personas con discapacidad que acceden a estos estudios (10.5%, frente al 24.1% de la población total) no se corresponden con aquellas que demanda el mercado laboral.
Así, el documento presentado este jueves pone de manifiesto que, mientras las carreras con mejores perspectivas de empleabilidad son las del ámbito de las ingenierías, la arquitectura y las ciencias, la mayor parte de los universitarios con discapacidad optan por estudios de las áreas de ciencias sociales y humanidades.
En este sentido, muestra también que el 62.5% de los estudiantes con discapacidad encuestados no habían recibido orientación previa por parte de la universidad sobre la titulación y sus salidas profesionales y un 10,6% afirma que esta orientación "fue escasa".
"Especialmente, cuando no se tiene una vocación profesional clara o se tienen dudas sobre las salidas laborales posteriores, la información antes de matricularse en la universidad es clave. Más aún, a la hora de elegir las asignaturas de bachillerato los estudiantes deberían poder contar con esta información", señala el documento.
REORIENTAR LA ORIENTACIÓN AL ALUMNO
De hecho, tanto Moriano como la vicerrectora de Estudiantes de la UNED, Consuelo Velaz, han hecho hincapié en la necesidad de "reorientar la orientación" a los estudiantes, en primer lugar, para que las distintas etapas educativas no constituyan "departamentos estancos" sino que se sumen los esfuerzos para ayudar a los alumnos a "construir un proyecto de vida satisfactorio".
Además, Velaz ha incidido también en la necesidad de que esta orientación recupere su vertiente de orientación laboral y no vaya dirigida solamente a "solventar la desigualdad de partida de los estudiantes".
"El giro de la orientación hacia la atención a la diversidad ha supuesto un gran éxito en muchos aspectos pero ha supuesto también un déficit en orientación profesional --ha explicado--. La orientación debe ir dirigida a ayudar a los estudiantes a construir un proyecto de vida satisfactorio. Muchas veces ese proyecto se ve truncado si no promovemos la eliminación de las barreras. Por eso creo que tenemos que hacer un enorme esfuerzo por reorientar la orientación de la carrera al desarrollo de la carrera".
Por otra parte, el informe presentado este jueves incluye también recomendaciones a empresas, universidades, organizaciones del sector de la discapacidad y a los propios estudiantes para mejorar el acceso de las personas con discapacidad al empleo y, así, mejorar también su inclusión e integración social.
Entre estas, el responsable de Empleo del Comité Ejecutivo de la CRUE, Nicolás Díaz de Lezcano, ha puesto de relieve no solamente la importancia de la orientación sino también la creación de programas de prácticas laborales específicos para atender las necesidades de personas con discapacidad y la apuesta por la formación a los empleadores, haciendo hincapié en las pymes.
"Los empleadores no tienen conocimiento de los instrumentos que ofrece la universidad y en muchos casos no saben a a quien dirigirse", ha manifestado Díaz de Lezcano.