Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno aprueba la creación de una única agencia de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición

El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes el Real Decreto por el que el Instituto Nacional de Consumo y la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) se fusionan en un nuevo organismo denominado Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN), lo que permitirá un ahorro anual de 360.000 euros.
Tanto la AESAN como el Instituto Nacional de Consumo compartían misión en cuanto a la protección de la salud y seguridad de los consumidores y usuarios y, aunque cada uno de ellos tenía áreas de actuación específicas, los dos trabajaban en el ámbito de los alimentos y disponían de líneas de trabajo de carácter administrativo, analítico y de investigación que "se podían complementar", según reconoce el Ministerio de Sanidad, del que dependen ambos organismos.
Por ello, explican, esta fusión favorecerá la simplificación y la sostenibilidad de la estructura administrativa, con una reducción orgánica y un máximo aprovechamiento de las unidades existentes, lo que "garantiza la unidad de criterio, dificulta las disfunciones en el cumplimiento de las tareas y hace ganar en eficacia y eficiencia la gestión de la Administración General del Estado".
Tras su fusión, la AECOSAN dispondrá de un presupuesto de más de 30 millones de euros para el presente ejercicio y contará con cerca de 400 trabajadores.
En cuanto al organigrama, estará presidida por la secretaría general de Sanidad y Consumo, Pilar Farjas, y contará también con un comité científico, encargado de llevar a cabo la evaluación de riesgos.
Entre sus objetivos destaca la promoción y el fomento de los derechos de los consumidores y usuarios; promover la seguridad alimentaria, ofreciendo garantías e información objetiva; y planificar, coordinar y desarrolla estrategias y actuaciones que fomenten la información, educación y promoción de la salud en el ámbito de la nutrición, y en particular, en la prevención de la obesidad.
La Agencia también reforzará la presencia de España en todas las decisiones que tengan que ver con la seguridad alimentaria y el consumo en el ámbito de la Unión Europea. De ella dependerán, además, los tres laboratorios nacionales de referencia, el Centro Nacional de Alimentación (CAN), el Laboratorio de Referencia Europeo de Biotoxinas, en Vigo y el Laboratorio Arbitral de Consumo.