Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno subasta los buques científicos del IEO Odón de Buen y el Cornide de Saavedra, por obsoletos y deteriorados

Los buques de investigación científica Odón de Buen y Cornide de Saavedra serán subastados por haber sido declarados obsoletos y por estar deteriorados por buen uso, según el acuerdo de la Presidencia del Instituto Español de Oceanografía en 2013 y 2016 respectivamente.
Según publica el Boletín Oficial del Estado, estos buques saldrán a subasta "al mejor postor" mediante una proposición económica en sobre cerrado, según la Ley de Patrimonio de las Administraciones Publicas.
En cuanto al buque Odón de Buen, amarrado en el muelle pesquero de Cartagena, no hay un límite económico mínimo para participar en la subasta, aunque se exigirá una garantía provisional de 1.565 euros. Por su parte, la oferta mínima para el Coornide de Saavedra, en el puerto de Vigo, es de 15.000 euros y una garantía provisional de 5.750 euros (5% por ciento del valor de tasación, IVA excluido).
Según establece el procedimiento publicado en el BOE, se puede concertar una cita para visitar las embarcaciones a través de la dirección del correo electrónico enajenacionbuquesIEO@md.ieo.es, al tiempo que el plazo para presentar ofertas expira a las 14.00 horas del 24 de junio.
Una vez cerrado ese plazo, los sobres con las propuestas económicas serán abiertas en un acto público el 11 de julio en la sede del Instituto Español de Oceanografía.
El Buque Odón de Buen tiene 22,5 metros de eslora y se construyó en 1973. Se trata de un barco polivalente para pesca y oceanografía que se utiliza en campañas de oceanografía, pesca y ecología costera, principalmente en aguas del Mediterráneo.
Por su parte, el Cornide de Saavedra data de 1972 y cuenta con un largo de 66,7 metros de eslora. Su uso habitual es en campañas de pesca y oceanografía en toda la costa y principalmente en el noroeste Atlántico, sur Atlántico y Mediterráneo. Desde 1995 está considerado infraestructura científico técnica singular.