Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno culmina la segunda fase de planificación hidrológica

El Consejo de Ministros ha aprobado dos Real Decreto con la segunda fase de planificación hidrológica para el periodo 2016-2021 de 16 cuencas hidrográficas. Con ello, se culmina el segundo ciclo de planificación hidrológica en 12 cuencas de competencia estatal y en 5 de competencia autonómica, puesto que este viernes se han aprobado 4 de estos, que se suman a otro anterior, el de islas Baleares, aprobado recientemente.
En la rueda de prensa posterior el Consejo de Ministros, la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, ha señalado que los planes intercomunitarios, que son competencia del Estado, incluyen en sus programas de medidas, inversiones cercanas a los 15.000 millones de euros y los intracomunitarios, de 2.500 millones, hasta 2021.
Fuentes del Gobierno han añadido que un informe de la Abogacía del Estado recomendaba la aprobación de estos planes cuanto antes y, además, que esto era necesario para poder cobrar los fondos de la Unión Europea para el periodo 2014-2020.
Por su parte, la ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente en funciones, Isabel García Tejerina, ha recordado que España cuenta con 25 cuencas hidrográficas, 12 de las cuales son de competencia estatal porque su territorio afecta a más de una comunidad autónoma y 13 son de competencia autonómica por abarcar un ámbito limitado a una sola comunidad autónoma.
En concreto, ha dicho que el Ejecutivo ha elaborado 12 planes hidrológicos para regular entre 2016 y 2021 el uso de las demarcaciones de Cantábrico Occidental, Guadalquivir, Ceuta, Melilla, Júcar, Segura y la parte española de las demarcaciones del Cantábrico Oriental, Miño-Sil, Duero, Tajo, Guadiana y Ebro.
En cuanto a los planes hidrológicos de competencia autonómica, la ministra en funciones ha dicho que se trata de las cuencas de Galicia Costa, las cuencas Mediterráneas Andaluzas, Guadalete-Barbate y Tinto, odiel y Piedras.
Para García Tejerina, los planes son "absolutamente fundamentales" para conocer las necesidades en materia de agua, entre ellas las necesidades medioambientales, es decir, el agua que "deben" llevar los ríos para que estén bien protegidos que establecen los recursos hídricos con los que se cuenta para establecer las necesidades.
"Se trata del instrumento más importante de gestión. Sin planificación hidrológica es imposible hacer una política rigurosa en materia de agua y esto es especialmente importante en un país como España en el que este recurso natural requiere de la máxima atención", ha subrayado, al tiempo que ha recordado que se trata de una obligación establecida por la Directiva del Agua de la Unión Europea.
En este contexto, ha dicho que el primer ciclo de la Directiva Marco del Agua regula a nivel comunitario el periodo 2009-2015 y que estos planes debían de haber estado aprobados en 2009 pero a finales de 2011 "ningún plan hidrográfico de cuenca estaba aprobado", por lo que los ríos estaban sin regulación y "este Gobierno asumió como prioridad" esta herramienta fundamental del agua.
Así, con estos Real Decreto aprobados se cumple con el segundo ciclo de planificación para 2016-2021 y se da "cumplimiento al mandato de la UE" para disponer de esa herramienta "necesaria" de gestión del agua, según el Ejecutivo. La ministra en funciones ha subrayado el "esfuerzo importante" para ponerse al día en materia de planificación, recuperar el retraso acumulado, poder conocer las necesidades existentes y los recursos disponibles y por lo tanto, las necesarias actuaciones que deben ser impulsadas.
EDICIÓN ESPECIAL DEL BOE
García Tejerina ha dado cuenta de "la complejidad" de su elaboración que se evidencia en los más de 65.000 páginas, una media de más de 5.400 páginas en cada plan de cuenca que llevarán al Boletín Oficial del Estado a realizar una "edición especial", porque se superan las 1.300 páginas de cada edición.
El plan contiene una memoria, con las asignaciones de agua de cada cuenca y las reservas para futuras demandas; la normativa, con los objetivos ambientales, compatibilidad de usos o regímenes de caudales ecológicos y el programa de medidas, que incluye todas las inversiones a ejecutar hasta 2021.
Estas inversiones y actuaciones se establecen en cinco paquetes de medidas, que van desde la construcción de embalses, de conducciones de agua, la ampliación y modernización de regadíos; otras son las destinadas a objetivos medioambientales, como saneamiento y depuración del agua que van a llevar los ríos y medidas de restauración fluvial. Asimismo, ha indicado que hay medidas para paliar los efectos de los fenómenos meteorológicos extremos, sean sequías o inundaciones y también medidas de gobernanza del agua, como las relativas al mantenimiento de las redes de control y la mejora del registro nacional del agua.
17.000 MILLONES DE EUROS Y POSIBLE FINANCIACIÓN DE LA UE
En total, según ha precisado García Tejerina, los de competencia estatal suponen más de 10.000 medidas y 15.000 millones de euros y los de competencia intracomunitaria suman inversiones por más de 2.500 millones de euros.
A su juicio, con estos planes los ríos estarán en un mejor estado de agua, se pone fin a los retrasos con la Unión Europea, se cumple el acuerdo de Asociación con la UE para la utilización de los fondos estructurales de la CE para el periodo 2014-2020.
"Los ríos estarán en mejores condiciones de conservación y esto es fundamental para todos los ecosistemas vinculados a estos y para la calidad de vida del agua y de los ciudadanos", ha agregado.
En concreto, ha añadido que el Real Decreto aumenta los caudales ecológicos de los ríos en 2.500 tramos fluviales de la primera fase, ya que en esta segunda fase de planificación se incorporan otros 750 caudales ecológicos y se amplía la cantidad de agua en varios tramos.
Además, los planes priorizan las necesidades de los ríos, medidas de conservación y restauración y se impulsa la mejora de la calidad de las aguas porque se han planificado importantes inversiones.
Por otro lado, ha indicado que otra de las novedades es la creación de reservas fluviales, una "nueva figura de protección medioambiental" que servirá para preservar los ríos en aquellos tramos donde están en "muy buen estado" ecológico. En total serán 135 reservas que darán especial protección a más de 1.700 kilómetros de río.
SOLUCIONES CONCRETAS A PROBLEMAS ESPECÍFICOS
García Tejerina ha insistido en que estos planes "eran muy esperados" porque incluyen "soluciones específicas" para "problemas concretos" en varias cuencas. Por ejemplo, ha dicho que en la cuenca del Guadiana se permitirá culminar la regularización de los pozos de cultivos leñosos y de las explotaciones prioritarias del Alto Guadiana; que se autorizarán en la cuenca del Duero nuevos pozos de menos de 7.000 metros cúbicos al año de extracción de agua que en Castilla y León en Valladolid, Salamanza, Zamora, Segovia y Ávila.
Del mismo modo permitirá en la cuenca del Júcar la transferencia de 50 hectómetros cúbicos del Júcar al Vinalopó y se reducirá el déficit hídrico en la cuenca del Segura en 80 hectómetros cúbicos con medidas e inversiones. Son iniciativas tan importantes que se empezarán a tramitar en 2016 como las presa del Ebor, la presa de Moreras o el recrecimiento de la presa de Camarillas.
García Tejerina ha elogiado la "amplísima participación pública" de comunidades autónomas y de "todos" los representantes sociales, ONG, usuarios del agua etcétera y el plazo de seis meses de exposición pública. Finalmente, ha insistido en el "amplísimo" consenso alcanzado en el Consejo Nacional del Agua, que han dado el visto bueno en más de 80 por ciento a unos planes y en más del 90 por ciento a otros. "Esto va a a permitir la mejor gestión de los ríos y dar servicio a más usuarios", ha concluido.