Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno sigue sin encontrar una sede adecuada para la Bibliteca de Mujeres cuya gestión asumió hace diez años

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, ha reconocido este miércoles, durante su interveción en el Pleno del Congreso, que no tiene una ubicación "adecuada" para la Biblioteca de Mujeres, un proyecto creado por la activista feminista Marisa Mediavilla, que gestiona el Instituto de la Mujer y que actualmente se expone parcialmente en el Museo del Traje de Madrid.
Según ha explicado en su intervención, la intención de su departamento es que la biblioteca no sea un lugar que "se limite a albergar y acrecentar" el fondo bibliográfico de esta iniciativa, sino que busca "un centro de estudio y reflexión sobre el papel de la mujer en la sociedad" y un "espacio cultural donde debatir ideas".
Por ello, ha señalado que están en la búsqueda de un lugar adecuado en el que todo el mundo tenga acceso a todas las obras que se incluyen en la Biblioteca de Mujeres. Aún así, ha precisado que el acceso al fondo bibliográfico de esta iniciativa está asegurado tanto a través de su web como en el Museo del Traje, donde recaló en 2012, ya que, aunque parte se encuentre en un almacén, se puede consultar.
UN PROYECTO "EXCEPCIONAL"
En total, ha indicado la ministra, son 30.000 ejemplares los que contiene esta biblioteca que, a su juicio, es un ejemplo de cómo el Gobierno y España lideran políticas de Igualdad.
La intervención de Montserrat es consecuencia de una pregunta que, sobre esta materia, le ha formulado la portavoz de Igualdad de Unidos Podemos, Sofía Fernández Castañón. La diputada ha reprochado a la ministra que tenga olvidado este proyecto "excepcional" --ya que sólo hay cuatro similares en todo el mundo--, y que en más de 10 años no haya sido capaz de cumplir el compromiso que adquirió el Instituto de la Mujer con Mediavilla para darle una sede. "Esta gran biblioteca nos permite tener, historia, memoria y tener conocimiento y reconocimiento de la genealogía", ha concluido.