Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno autoriza la explotación privada de las Cuevas de Ajuy (Fuerteventura)

El Ministerio de Medio Ambiente, a través de la Demarcación de Costas de Canarias, ha autorizado la explotación de las visitas guiadas a las Cuevas de Ajuy a una empresa privada a la que el Cabildo de Fuerteventura denunció en el año 2013 por la ocupación y el uso irregular de este espacio.
El Cabildo ha anunciado en un comunicado la decisión de Costas de autorizar, con fecha 30 de julio de 2014, la ocupación del dominio público marítimo-terrestre con la visita guiada y controlada del espacio comprendido en el ámbito del Monumento Natural de Ajuy, en Pájara. El plazo de la autorización es un año a partir de la notificación de la resolución.
Al titular de la autorización se le exige, previamente a la ejecución de las obras, abonar al Tesoro Público una tasa de canon por ocupación y aprovechamiento del dominio público marítimo-terrestre de 1.343 euros anuales, todo ello teniendo en cuenta que el terreno ocupado será de 120 metros cuadrados.
El entorno de las cuevas de Ajuy tiene las consideraciones de Espacio Natural Protegido, Zona Especial de Protección para las Aves, Área de Sensibilidad Ecológica, Dominio Público Marítimo Terrestre y Zona de tránsito de seis metros a partir del Dominio Público Marítimo Terrestre.
El presidente del Cabildo, Mario Cabrera, ha destacado que, sobre todo, es "un área por la que transitan desde hace muchas décadas vecinos y visitantes, con un importante valor social y patrimonial que debemos respetar, y en la que difícilmente se justifica la limitación del libre tránsito y el cobro de entradas", consideró.
La Corporación insular ha aclarado que las actividades a desarrollar, además de la concesión de Costas, requieren de proyecto o documentación física relativa, estudio de impacto ambiental por ser un área de sensibilidad ecológica, informe de compatibilidad con espacio natural y licencia de actividad económica.
Tras recibir la notificación, el Cabildo, en coordinación con el Ayuntamiento de Pájara, se ha dirigido por escrito al Ministerio reclamando toda la información relacionada con esta resolución, los requisitos, condiciones particulares, terreno a ocupar, posibles instalaciones y obras a fin de poder actuar en consecuencia.
Mario Cabrera ha indicado que aún no se ha recibido la respuesta del Ministerio con la información solicitada, por lo que considera "preocupante" que se actúe "sin consultar previamente a los afectados, más aún sabiendo los problemas que se han generado con los precedentes recientes de este tipo de actividades en el entorno de las Cuevas de Ajuy".
El presidente del Cabildo ha dicho que esperará a tener toda la información, pero "si se trata del mismo tipo de actuación que el año pasado, volveremos a actuar", advirtió.
UN AÑO DESPUÉS
El 1 de julio de 2013, agentes de Medio Ambiente del Cabildo remitieron a Costas varias denuncias relativas a la ocupación y utilización irregular del dominio público marítimo terrestre por una empresa que impedía el libre acceso a las Cuevas de Ajuy, cobrando entradas a los visitantes.
Desde el Cabildo aclaran que la Ley de Costas establece que "la utilización del dominio público marítimo-terrestre será libre, pública y gratuita para los usos comunes acordes con la naturaleza de aquel" salvo que hubiera existido una concesión de uso. concesión que en 2013 no existía en las Cuevas de Ajuy, precisa la Institución majorera.
Ante tales denuncias y visto que la parte denunciada no aportó justificación para su actuación, el Cabildo entendía que Costas debía proceder al precintado de las obras o instalaciones, y que podía recurrir si era necesario a la colaboración de la fuerza pública para hacer efectiva esta paralización, prohibición o suspensión, así como para la recuperación de oficio del dominio público.
Ante la falta de respuesta por parte del Ministerio, el Cabildo optó el 15 de julio de 2013 por trasladar la información a la Fiscalía de Medio Ambiente de Canarias, tras lo que finalmente se suspendió la actividad y ya se pudo de nuevo a volver a acceder libremente a la zona.