Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Guardia Civil desarticula a una banda dedicada al tráfico de cocaína entre la Península y Mallorca

La Guardia Civil ha desarticulado una organización que se dedicaba al tráfico de cocaína entre la Península y Mallorca y distribuía la droga en diferentes localidades de la isla como Manacor, Portocristo, Portocolom, s'Illot, Felanitx, Artà o Sa Pobla.
Según ha informado le Benemérita en un comunicado, mediante la operación KENE contra el tráfico de drogas se han detenido a nueve personas y se han incautado 500 gramos de cocaína.
La operación comenzó cuando el pasado mes de julio se empezó a investigar en Manacor a varios ciudadanos de origen marroquí que se dedicaban a la venta de sustancias estupefacientes a pequeña escala en esta localidad.
No obstante, a medida que se fue desarrollando la investigación, los agentes comprobaron que el tráfico de drogas no solo era a pequeña escala entre consumidores habituales, por lo que a partir de ese momento el Equipo Delincuencia Organizada y Antidroga de la Guardia Civil de la Comandancia de Palma se hizo cargo de las investigaciones.
Tras la investigación policial se pudo comprobar que se trataba de una organización bien estructurada, jerarquizada y muy activa dedicada al tráfico de drogas en Mallorca liderada por un ciudadano de origen marroquí. Esta banda se surtía de la mercancía, generalmente cocaína, de diversos proveedores, desde Mallorca, la Península e incluso desde el centro de Europa. Para ello, en ocasiones, utilizaban correos humanos integrados en la organización y, otras veces, vehículos.
LA DROGA ERA ADULTERADA PARA OBTENER MAYOR RENTABILIDAD
Una vez en Mallorca, la sustancia estupefaciente era adulterada para aumentar de peso y de cantidad para, de esta forma, obtener mayor rentabilidad, para posteriormente distribuirla a sus clientes habituales.
La Guardia Civil, una vez delimitada la organización y dimensión de la banda, se tuvo conocimiento de que se estaba organizando un envío de cocaína desde Barcelona a Palma, cuyo destinatario era el líder de la organización.
Por ello, el pasado día 4 de septiembre se procedió a la explotación de la operación, con la detención del correo en el puerto comercial de Alcúdia y la realización de cinco registros domiciliarios en Porto Cristo, Sant Llorenç y Son Servera y la detención de nueve personas de nacionalidades magrebí, española, cubana y dominicana, la incautación de aproximadamente 500 gramos de cocaína, parte de esta cantidad dispuesta para su venta, así como dinero y tres vehículos.