Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Guardia Civil desarticula una red que había exportado ilegalmente más de 2,5 toneladas de angulas

La Jefatura del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil ha desarticulado en el marco de la operación 'Black glass' una organización que había exportado ilegalmente más de 2,5 toneladas de angulas.
La red estaba integrada por una veintena de personas. Han sido ocho los detenidos, mientras que se investiga a otros tres más, a los que se les imputan los delitos de pertenencia a grupo criminal, contra la fauna y contrabando.
En la operación se ha realizado un registro domiciliario donde se ha incautado diverso material y se ha puesto al descubierto la contabilidad B, que acreditaba la exportación ilegal de 2.527,43 kilos de angulas, cuyo valor final podría superar los 4 millones de euros.
La operación se inició en octubre de 2015, cuando los agentes tuvieron conocimiento de que unos ciudadanos chinos habían alquilado una vivienda cerca del aeropuerto de Adolfo Suárez-Madrid Barajas, donde habían instalado diverso material para la conservación en vivo de las angulas.
A partir de ese momento, y colaborando con EUROPOL y con otras unidades de las Comandancias de Madrid, Vizcaya, Salamanca y Zaragoza, se llevaron a cabo varias intervenciones en aeropuertos y otros puntos del territorio nacional, donde se intervinieron casi 700 kilos de angulas, valoradas en más de un millón de euros.
Continuando con la investigación, la Guardia Civil pudo constatar que los ciudadanos residentes en un chalet cercano al aeropuerto de Madrid, estaban comprando angulas en diferentes partes de España, especialmente en Galicia. Posteriormente, utilizaban documentación falsa para camuflar el origen y naturaleza del producto y poder exportar grandes cantidades a países asiáticos.
Por tal motivo, los agentes procedieron a registrar el domicilio cercano al aeropuerto y a detener e investigar a varias personas como responsables de los hechos en distinto grado de participación, algunos de ellos con antecedentes por tráfico de armas, entre otros.
A raíz de esta operación se habría descubierto la estructura de este grupo criminal organizado dirigido por ciudadanos de origen chino y compuesto por, al menos, veinte personas con distinta responsabilidad y roles dentro del grupo. La organización también contaba con tres colaboradores de nacionalidad española que figuran entre los detenidos.
Asimismo, los investigadores han apreciado un cambio sustancial en este tipo de delincuencia ya que en investigaciones anteriores eran ciudadanos españoles quienes desarrollaban toda esta actividad ilegal para vender las angulas en China y en este caso la estructura y la actividad comercial, salvo la pesca de los ejemplares, está en manos de extranjeros.
Igualmente, se ha podido constatar que los envíos de las angulas eran realizados a través de maletas que eran transportadas por viajeros 'mulas' en distintos vuelos, ya que las cantidades por viajero, siempre que no superaran los 50.000 euros de valor, no se consideran delito.