Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Hospital Infanta Elena reconstruye la cabeza y cráneo de un paciente con cáncer con tejido de su antebrazo

Un equipo de cirujanos maxilofaciales del Hospital Universitario Infanta Elena de Valdemoro (Madrid) ha realizado un trasplante autólogo de tejido del antebrazo para reconstruir con éxito la cabeza de un paciente que había sufrido una importante pérdida de tejido cutáneo y óseo como consecuencia de un melanoma en el cuero cabelludo.
El paciente, según ha explicado el cirujano Julián Ruiz, principal responsable de esta intervención, sufrió la resección de una parte del tejido de la cabeza afectada por el tumor. Y para reconstruir la zona dañada optaron por un trasplante autólogo para evitar cualquier rechazo pese a su "elevada complejidad", ya que necesita una adecuada vascularización del tejido trasplantado.
"A diferencia de lo que ocurre, por ejemplo, con un injerto simple de piel, en el caso del autotrasplante la complejidad reside en que el tejido a trasplantar debe estar dotado de arterias y venas para que tenga irrigación, ya que antes ha habido una eliminación completa del tejido anterior", ha explicado este experto.
De esta forma, cuando el tejido se lleva al área a reconstruir hemos de empalmar correctamente todo este sistema vascular para dar viabilidad a ese tejido y conseguir reconstruir la zona.
Para lograrlo el equipo, formado por cinco profesionales, tuvo que recurrir a técnicas de microcirugía, que requiere del uso de un microscopio especial para unir con éxito venas y arterias milimétricas. La intervención se desarrolló a lo largo de 10 horas.
Además en el caso de este paciente se utilizó la técnica del ganglio centinela, que mediante la inyección de un contraste permite conocer cuáles son los primeros ganglios de drenaje del tumor, y así determinar si es preciso realizar algún otro tipo de cirugía específica en el cuello por la posible extensión del tumor.
Tras un postoperatorio de 16 días y una rehabilitación que ha durado meses, el paciente ya puede realizar una vida prácticamente normal, disfrutando de una calidad de vida bastante aceptable, pero necesitando un seguimiento estricto por motivo de su enfermedad.