Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Hospital Reina Sofía ha realizado más de 430 injertos pulmonares, 21 de ellos este año

El tiempo de recuperación de las personas que vuelven a respirar con nuevos pulmones suele ser de medio año aproximadamente
El neumólogo con más veteranía en el equipo de trasplante pulmonar del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba, Francisco Santos Luna, asegura que le impresiona "la vida plena que puede proporcionar un trasplante", todo ello tras 17 años en el centro al que se incorporó cuando ya se habían realizado los primeros 40 trasplantes de pulmón --el programa arrancó en el otoño de 1993--. A día de hoy se han realizado en el complejo sanitario cordobés 437 injertos pulmonares, 21 de ellos se han llevado a cabo en lo que va de año.
Al respecto, el Hospital Reina Sofía es centro de referencia autonómica y nacional acreditado para implantar injertos pulmonares en la población infantil y adulta. Se trata del único hospital andaluz donde se llevan a cabo trasplantes de este tipo y además, de manera puntual, también se reciben a pacientes de otras comunidades.
Fue el primer programa de trasplante pulmonar infantil de España y hasta 1997 el único que existía para todo el territorio español. En la actualidad se practican injertos pulmonares en seis hospitales del país además del complejo sanitario cordobés.
En el marco de una serie de entrevistas concedidas a Europa Press con motivo de la celebración del 35 aniversario del primer trasplante realizado en este centro hospitalario, el doctor Santos, que también es responsable de la Unidad de Gestión Clínica de Neumología del complejo sanitario, ha manifestado que "en los últimos años se han producido importantes avances tecnológicos, que tienen su traducción en los buenos resultados obtenidos en trasplante pulmonar".
Por ejemplo, alude a "la incorporación de la ECMO --oxigenación por membrana extracorpórea-- y de protocolos de manejo de personas trasplantadas, las mejoras en el postoperatorio y los nuevos fármacos antirrechazo posibilitan que los índices de supervivencia hayan mejorado".
Así, "en estos momentos, alrededor del 84% de los pacientes que han recibido unos nuevos pulmones en nuestro hospital sobrevive al año del trasplante, con unos índices similares a los resultados que se alcanzan internacionalmente", ha destacado.
LA SOLIDARIDAD
El neumólogo señala que "lo más importante" que ha aprendido en todos estos años es que "la gente es solidaria, especialmente los familiares que aceptan la donación de los órganos de sus seres queridos que acaban de fallecer". El médico aclara que, junto a los avances médicos, "esta tremenda generosidad es lo que ha permitido el desarrollo de los programas de trasplante".
A Francisco Santos, a pesar de que ha visto crecer la unidad de trasplante pulmonar y ser uno de sus sólidos pilares, no deja de sorprenderle "la fortaleza de quienes aguardan en la lista de espera a que les llegue el órgano que le permita seguir viviendo. Me impresiona y me deja sin palabras lo mal que llegan a estar y la vida plena de la que pueden disfrutar después del trasplante", confiesa.
El periodo de hospitalización de los pacientes trasplantados es prolongado y la recuperación suele durar alrededor de medio año. El neumólogo asegura que "a los trasplantados de pulmón les cambia la vida de forma radical y pasan de la imposibilidad de desarrollar cualquier actividad de la vida cotidiana a llevar una vida plena, siempre que no se abandone el tratamiento y sigan hábitos de vida saludables".
El papel del neumólogo es "fundamental", ya que estos especialistas atienden y preparan al paciente antes del trasplante, durante la cirugía y después de recibir el nuevo órgano.
"Un detalle muy importante es que uno de los neumólogos de la unidad de trasplante pulmonar acudimos siempre al hospital cuando se realiza un trasplante para hacer de embajador: tranquilizamos al paciente y a la familia y les presentamos al resto de los profesionales, pues ver una cara conocida reconforta mucho al paciente y le trasmite confianza", prosigue el facultativo.
Para este doctor, también juega un papel "primordial" la enfermera coordinadora de trasplante pulmonar, "que asesora en todo momento a los pacientes antes y después de recibir el órgano en relación con los cuidados y hábitos de vida que deben seguir para que los resultados del trasplante sean los más óptimos".
Además, apunta que "no se puede olvidar que la persona trasplantada vive una nueva situación, es una segunda oportunidad para tener una vida normal y para ello necesita un soporte y unos cuidados permanentes a fin de evitar la aparición de complicaciones como el rechazo o las infecciones".
LA HISTORIA DE TRASPLANTES PULMONARES
Los profesionales del Hospital Universitario Reina Sofía realizaron el pasado año 34 trasplantes pulmonares, la cifra más alta de su historia. El programa de trasplantes de pulmón del Reina Sofía lo integran cirujanos torácicos, neumólogos, anestesistas, rehabilitadotes, pediatras, intensivistas, fisioterapeutas y enfermeros, auxiliares de enfermería y celadores, principalmente.
No obstante, de forma puntual participan cardiólogos, inmunólogos, preventivistas y una larga relación de profesionales y servicios que incluyen la práctica totalidad del hospital. En el proceso de implante de un injerto participan de forma directa o indirecta hasta un centenar de profesionales.
A lo largo de estos 21 años se han logrado importantes hitos y avances en esta técnica. Uno de los logros más destacados ha sido la realización en 2008 de un trasplante a un paciente en edad pediátrica con un único pulmón. Hasta ese momento la literatura científica describía dos casos en el mundo de trasplante de pulmón único, pero en adultos.
De este modo, en 2003 se llevó a cabo con éxito el primer trasplante combinado bipulmonar y hepático a un paciente infantil en España y se realizaron los primeros trasplantes de lóbulos pulmonares de donante adulto en dos niños.
El trasplante de pulmón es el último recurso de tratamiento en caso de fallo respiratorio crónico avanzado. El médico recuerda que "entre las enfermedades pulmonares más comunes que producen un fracaso respiratorio crónico se encuentran el enfisema, la fibrosis quística, la fibrosis pulmonar, la hipertensión pulmonar y otras menos comunes. El tabaco se sitúa como una de las causas fundamentales que llevan a necesitar unos nuevos pulmones para seguir respirando".
Por el Hospital Reina Sofía han pasado a lo largo de las dos últimas décadas numerosos especialistas nacionales e internacionales, entre ellos personal sanitario de diversos países sudamericanos --Cuba, Colombia y República Dominicana-- con la intención de importar el protocolo de trasplante pulmonar del hospital cordobés a sus respectivos centros, según detalla el especialista.