Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Hospital Vall d'Hebron preserva la fertilidad de seis niñas menores con cáncer

El Hospital Vall d'Hebron de Barcelona ha preservado desde 2012 hasta ahora la fertilidad de seis niñas de entre ocho y 13 años con cáncer infantil a través de un tratamiento de criopreservación de tejido ovárico, que se puede realizar antes de que la menor tenga la menstruación.
Lo han explicado a Europa Press el especialista en reproducción asistida, adjunto del Servicio de Obstetricia del centro, Josep Maria Gris, y la adjunta del Servicio de Ginecología Elena Suárez que en 2012 participaron en la constitución de un equipo multidisciplinar para consolidar esta estrategia, que empezó en el centro en 2010.
Suárez ha incidido en el "cambio de mentalidad" que está protagonizando la oncología, dado que muchos tumores se están cronificando, y el papel de los médicos es el de acompañar a los pacientes, no solo durante el tratamiento, sino a lo largo de su vida y, sobre todo, en los pacientes pediátricos.
"En 2011, la supervivencia del cáncer infantil se situaba en el 80%, pero son niños que después van a ser adultos jóvenes y que, una vez superado el cáncer, van a reclamar opciones reproductivas", ha remarcado.
Según Suárez, las pacientes de cáncer adultas tienen mucha conciencia de su reproducción y quizás son más activas en la búsqueda de opciones, pero donde los médicos deben ser más conscientes son los niños: "Las pacientes oncológicas infantiles que van a sobrevivir a su cáncer y que hay que acompañarlas luego en el resto de su vida reproductiva.
Sobre criopreservación de tejido ovárico existen casos de éxito publicados a nivel internacional, no siendo éste el caso del Vall d'Hebron dada la reciente implantación del programa en el hospital público.
El equipo cuenta con representantes de los ámbitos de la fertilidad, la oncología ginecológica, cirujanos laparoscópicos y una cirujana pediátrica, para aligerar la aplicación de un protocolo rápido de actuación.
17 CASOS ADULTOS
En el caso de las mujeres adultas, Gris ha explicado que el centro ha sumado 17 casos de ovocitos preservados de mujeres adultas, la mayoría de pacientes de cáncer de mama.
Ha constatado las múltiples técnicas existentes para preservar la fertilidad en función del tipo de cáncer y la edad de la paciente, y ha remarcado que, aunque una mujer pierda del todo su capacidad fértil, siempre puede recurrir a la ovodonación, que consiste en la donación de óvulos.
"Una mujer no tiene por qué quedarse sin ser madre, siempre y cuando su patología lo permita", ha remarcado, y ha subrayado que no es lo mismo un cáncer de mama que una leucemia, que requiere empezar el tratamiento de inmediato.