Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Hospital Vall d'Hebron, el primero en cerrar este viernes su actividad no urgente

La dirección destaca la "normalidad" de la jornada mientras 500 personas protestan a las puertas
El Hospital Vall d'Hebron de Barcelona se ha convertido este viernes en el primero de los ocho hospitales públicos del Instituto Catalán de la Salud (ICS) en cerrar su actividad no urgente y reprogramar las consultas externas durante un día laborable normal, tras la directriz del ICS que pidió que los hospitales funcionen como un festivo durante cinco días laborables antes de que finalice el año.
En declaraciones a Europa Press, el director asistencial del Vall Hebron, Jaume Roigé, ha justificado la medida en un incremento de la eficiencia y ha explicado que los días elegidos ya tenían prevista menos actividad, puesto que son jornadas en los que los profesionales "habían concentrado los días festivos".
De este modo, según Roigé, se evita la dispersión de los días festivos de libre elección de una plantilla de 7.000 trabajadores, lo que a su vez permite no tener que buscar sustituciones ni reducir consultas de "forma improvisada", ha defendido.
El ICS ya precisó esta semana que algunos hospitales aplican medidas similares desde hace años, y que en algunos casos ya se han producido reducciones de trabajo este año, si bien el Vall d'Hebron es el primero que lo hace tras la generalización de esta petición.
El director asistencial ha explicado que las consultas externas del hospital han sido reprogramadas "de forma inmediata", sin anularlas, mientras que las cirugías ya no habían sido programadas y se realizarán "cuando toque".
El Vall d'Hebron ha agradecido a los trabajadores el esfuerzo que realizan y ha resaltado la "normalidad absoluta" que impera en el funcionamiento del centro, tanto en las urgencias habituales en un festivo, como en la prescripción de las altas hospitalarias posibles con la preceptiva visita médica e, incluso, en la operación que está llevando a cabo un quirófano para trasplantar el hígado de un donante vivo a una niña que no podía esperar.
500 PERSONAS PROTESTAN
También en declaraciones a Europa Press, por su parte, el portavoz de la junta de personal del centro Manel Puigcercós, ha criticado la decisión de la dirección y ha precisado que alrededor de 500 profesionales y usuarios de la sanidad se han concentrado a las puertas del centro para mostrar su rechazo.
Los sanitarios se habían ofrecido para trabajar, aunque no han podido hacerlo ante el cierre de los servicios en que operan, si bien se han personado en su puesto para dejar constancia que el cierre ha sido una decisión de la dirección del centro que ellos no comparten, ha señalado Puigcercós.
Junto con la Coordinadora de Usuarios de la Sanidad (CUS) y asociaciones de vecinos, los trabajadores concentrados han entregado una carta a la dirección del centro y el portavoz de la junta de personal ha señalado que "la gente está muy enfadada".
Según Puigcercós, numerosos pacientes se habían acercado este viernes al hospital al no tener constancia de que su prueba diagnóstica o su visita había sido aplazada.
Los ocho hospitales del ICS que suspenderán su actividad no urgente durante cinco días, con lo que está previsto un ahorro de un millón de euros anuales, son el Hospital de Bellvitge, el de Viladecans, el Can Ruti de Badalona y el Vall d'Hebron --los cuatro en Barcelona--, el Josep Trueta de Girona, el Arnau de Vilanova de Lleida, el Joan XXIII de Tarragona y el Verge de la Cinta de Tortosa (Tarragona).