Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

IU urge al Gobierno a paralizar las tragaperras 'on line' y las apuestas cruzadas por su influencia en la ludopatía

El portavoz de Izquierda Unida en la Comisión Mixta (Congreso-Senado) sobre el estudio de las Drogas, Gaspar Llamazares, ha urgido al Gobierno en el Congreso a paralizar la autorización de las tragaperras 'on line', así como de las apuestas cruzadas por su influencia en la ludopatía.
Se trata de una proposición no de ley, a la que ha tenido acceso Europa Press, en la que reclama que se garantice la seguridad de los usuarios de los juegos 'on line' de apuestas o donde aparezca la figura de jugador profesional.
Igualmente, quiere que se ponga en marcha las recomendaciones del 'Plan de acción de juego responsable', en coordinación entre la Dirección de Ordenación del Juego y la Delegación del Plan sobre Drogas.
Según defiende el diputado de IU, está "unánimemente aceptada" por la comunidad científica, tanto por estudios de corte básico, epidemiológicos y clínicos, la relación de causalidad del juego 'on line' y del juego patológico.
TAREAS PENDIENTES DEL GOBIERNO
Sin embargo, lamenta que el Gobierno siga sin poner en marcha el 'Plan de acción de juego responsable' y "lo que es peor", pretende aprobar las tragaperras 'on line' y las apuestas cruzadas, así como nuevos casinos y complejos de salas de juego presenciales.
Llamazares destaca la particularidad de los juegos 'on line' (como son la moneda electrónica, la constante accesibilidad, el anonimato y la privacidad).
En su opinión, esto hace a las tragaperras virtuales como el juego "más adictivo, superando a casinos y bingo" y que se provoque una adicción "más rápida" y en un "amplio contingente" de población, fundamentalmente joven (enganchados a las apuestas deportivas).
Además, sostiene que las apuestas cruzadas además no son un juego de azar, sino que el jugador, sin saberlo, apuesta contra otros jugadores, normalmente profesionales, que disponen de información exclusiva y desarrollan estrategias individuales y en grupo. En su opinión, a ello se sumaría el póquer y las apuestas 'on line' que requerirían una regulación especial, limitando, por ejemplo, las pérdidas e impidiendo bonos de bienvenida, por ejemplo.