Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Informar del riesgo real de no vacunarse es clave para concienciar sobre la importancia de su uso en adultos

Mejorar el conocimiento de las vacunas entre la población adulta y del riesgo real de no vacunarse es fundamental para concienciar sobre la importancia de usarles en los adultos, según han destacado los asistentes a la jornada 'Las vacunas salvan vidas y son seguras' que se ha celebrado este miércoles en el Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid.
En este sentido, el jefe de Servicio de Medicina Preventiva y Salud Pública de dicho hospital, Jesús María Aranaz, ha destacado que la baja percepción sobre el riesgo real al que se enfrenta la población resulta "esencial para mejorar la concienciación sobre vacunación en el adulto".
Según los especialistas asistentes a esta jornada, organizadas en colaboración con Pfizer, los beneficios de las vacunas en la actualidad son incalculables y su impacto ha sido "incluso superior al de los antibióticos", puesto que solo en las últimas décadas han evitando la muerte a más de 20 millones de personas, al tiempo que han mejorado la calidad de vida de otros muchos y han facilitado el desarrollo económico y social de la humanidad.
Sin embargo, ha reconocido Aranaz, su uso está especialmente ligado a la población pediátrica cuando "hay vacunas especialmente indicadas para adultos", como las del tétanos, difteria, gripe y hepatitis B. Asimismo, en determinados grupos de riesgo también se pueden administrar la meningocócica, neumocócica o para el H. Influenzae tipo b o la hepatitis A.
"En términos generales, todos los adultos con vacunación incompleta o no vacunados en su infancia deberían completar el esquema vacunal de forma correcta", ha apuntado este especialista.
Durante la jornada los asistentes también analizaron la seguridad de las vacunas, con la conclusión final de que "pese a que, como cualquier otro producto biológico o farmacéutico, no están exentas de algunos riesgos, las vacunas son altamente seguras y sus eventos adversos graves asociados son muy infrecuentes".
Así, los expertos han hecho hincapié en que al administrarse mayoritariamente a población sana, las garantías de seguridad que se les exigen son las máximas.