Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Instituto de Investigación Sanitaria de Palma presenta el proyecto de la nariz electrónica

Permitirá diagnosticar enfermedades como el asma, el cáncer de pulmón o la fibrosis quística
El Instituto de Investigación Sanitaria de Palma (Idispa) ha presentado en el Hospital Universitario Son Espases el proyecto de la nariz electrónica, que en el futuro permitirá diagnosticar enfermedades como el asma, el cáncer de pulmón, la fibrosis quística o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).
Gracias a este proyecto de investigación será posible analizar el aire espirado por un paciente, identificar inmediatamente el tipo de gérmenes que contiene y aplicarles antibióticos específicos, según ha informado el Govern en un comunicado.
Así, aunque la tecnología de la nariz electrónica fue inventada por el ejército israelí para detectar agresiones con armas químicas, actualmente se le buscan utilidades en el ámbito sanitario.
El conseller de Salud, Martí Sansaloni, ha conocido de primera mano el proyecto, liderado por el coordinador de la Unidad de Investigación del Hospital Universitario Son Espases, Borja García-Cosío. Sansaloni ha estado acompañado el gerente del Hospital Universitario de Son Espases, Víctor Ribot.
El Grupo Nariz Electrónica trabaja en un dispositivo capaz de diferenciar en pocos minutos enfermedades como el asma, el tabaquismo, la EPOC, infecciones respiratorias, la fibrosis quística e incluso el cáncer de pulmón, simplemente detectando ciertos componentes del aire espirado por un paciente.
MECANISMO DE FUNCIONAMIENTO SIMPLE
El mecanismo de funcionamiento es simple: el paciente sopla en una bolsa preparada para la investigación que posteriormente se conecta a la nariz electrónica. Entonces, el aparato detecta los compuestos volátiles orgánicos --concretamente los que dan olor al aire del paciente-- y los compara con los que ya tiene reconocidos, de manera que puede determinar con gran precisión la patología del paciente.
La nariz electrónica permitirá identificar inmediatamente más del 80% de los gérmenes responsables de las infecciones, de manera que se evitará tener que hacer cultivos y se podrán aplicar los antibióticos más efectivos contra el germen específico. El mismo procedimiento será efectivo también para determinar el tratamiento más adecuado de la fibrosis quística y algunas infecciones en la edad infantil, como las neumonías.
En el estudio participan cincuenta pacientes de EPOC con el objetivo de conseguir muestras que sirvan de referencia para demostrar la aplicabilidad del estudio en la práctica clínica. Trabajan en ello ingenieros electrónicos de la Universidad de las Islas Baleares y neumólogos, microbiólogos y personal de enfermería del Hospital Universitario Son Espases.
El proyecto de la nariz electrónica --financiado por el Instituto de Salud Carlos III-- es uno de los más destacados del Idispa, inaugurado recientemente.
Cabe apuntar, no obstante, que está todavía en la fase inicial de investigación, la cual se prolongará durante dos años más.