Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Intervienen una red internacional que tenía 12.000 plantas de marihuana en Ripollet (Barcelona)

La Guardia Civil ha intervenido una plantación de marihuana con 12.000 plantas que funcionaba en tres naves industriales de Ripollet (Barcelona) y que estaba a cargo de una organización que distribuía la droga a distintos países de Europa.
Según ha informado la Guardia Civil, las naves disponían de una gran cantidad de aparatos de aire acondicionado, ventiladores y focos de 600 vatios utilizados para acelerar el crecimiento de las plantas y favorecer el incremento de la producción.
Durante el registro, los agentes constataron que el contador de la electricidad estaba manipulado y se calcula que la banda había defraudado 60.000 euros en fluido eléctrico.
Como consecuencia de la operación 'Oscaphone', desarrollada en Huesca y Barcelona, la Guardia Civil ha detenido a diez personas, siete de ellas vecinas de Sabadell y el resto de Terrassa, Badia del Vallès y Barcelona.
Los detenidos están en libertad con cargos por los presuntos delitos de tráfico, elaboración y cultivo de drogas y de defraudación de fluido eléctrico.
LA OPERACIÓN MÁS IMPORTANTE HASTA AHORA
El coronel Barreiro, jefe de la comandancia de Barcelona de la Guardia Civil, ha explicado que se trata de la intervención más importante realizada por este cuerpo policial hasta ahora en Catalunya.
Según Barreiro, la organización "vendía gran parte de la droga a Europa, a países como el Reino Unido, Italia o Suiza".
En lo que va de año, la Guardia Civil ha realizado 69 intervenciones en Cataluña por cultivo de marihuana, con la detención de 92 personas y la incautación de 27.028 plantas.
Según el jefe de la comandancia de Barcelona, el cultivo de marihuana está proliferando en naves industriales, bajos y domicilios privados "porque hay un mercado abundante en Europa y porque las condiciones climatológicas de España favorecen el crecimiento de las plantas y permiten tener hasta cinco cosechas al año".