Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El obispo de Jaén propone enseñar la vida de los mártires españoles del siglo XX en clase de Religión

El obispo de Jaén, monseñor Ramón del Hoyo López, ha propuesto que se dé a conocer la vida de los mártires entre los niños y los adolescentes en la catequesis, en la formación religiosa escolar, en las homilías así como en formación para los grupos de fieles diocesanos, en una carta enviada con motivo de la Beatificación de 522 Mártires del siglo XX en España que tendrá lugar en Tarragona el próximo 13 de octubre.
"Ellos nos hablan de amor, de perdón, de heroísmo y respeto a sus semejantes, de su íntima unión con Cristo y de su fe profundamente enraizada en sus vidas", destaca monseñor Del Hoyo.
Además, recuerda las palabras que dirigió Benedicto XVI a un grupo de seminaristas romanos cuatro días antes de anunciar su renuncia: "En el siglo XXI la Iglesia tendrá que vivir hasta el final el componente martirial de la fe, que podrá tomar formas diferentes. La Iglesia siempre se renueva, sin embargo, y renace siempre. Es de Cristo, a Él corresponde proveer".
Por su parte, el arzobispo de Santiago de Compostela, monseñor Julián Barrio Barrio, ha asegurado en otra misiva que la Beatificación de Tarragona puede ser "una luz en medio de la noche de la fe" ante la "incredulidad" a que está expuesta la sociedad.
"Cuando tantas personas están expuestas al riesgo de la incredulidad, y no existe la cristiandad pero existen los cristianos, esta Beatificación puede ser una luz en medio de la noche de la fe", ha asegurado en una carta.
Barrio indica en la misiva que, a veces, las personas se preguntan en qué mundo viven en el que "tantas y tan hermosas cualidades se pierden" y ha aclarado que quizá se planteen esta cuestión porque no han descubierto en la cotidianidad que "todo es gracia".