Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dos juzgados de Alicante abren causas por la muerte de dos efectivos forestales en Torremanzanas

El juzgado de instrucción número 2 de San Vicente del Raspeig (Alicante) ha abierto una causa por el fallecimiento de un agente medioambiental que murió mientras realizaba tareas de extinción del incendio declarado este domingo en la localidad de Torremanzanas, mientras que el de guardia de Alicante ha hecho lo propio en relación a la muerte de un brigadista que ha perdido la vida a causa de las heridas sufridas en este mismo siniestro.

El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) ha informado, a través de un comunicado, de la apertura de ambas causas, al tiempo que ha apuntado que el juzgado de San Vicente del Raspeig será el que se haga cargo de la investigación del incendio en su totalidad.
El fuego, que comenzó en la partida de la Rabosina a las 13.00 horas de este domingo, se ha cobrado dos víctimas, un agente medioambiental de la localidad alicantina de Ibi fallecido este domingo, y un brigadista que ha perdido la vida tras sufrir heridas de gravedad que provocaron su ingreso en el Hospital General de Alicante.
Además, hay otras dos personas heridas, que se encuentran ingresadas en el Hospital General de Alicante y en el de Arrixaca de Murcia, hasta donde ha sido movilizado tras ser atendido en primera instancia en el centro de la Virgen de los Lirios de Alcoy.
Estabilizado y sin llama
Por su parte, el consejero de Gobernación ha informado desde el Puesto de Mando Avanzado (PMA) instalado en la población alicantina que el incendio forestal está estabilizado y sin llama desde primeras horas de la mañana de este lunes, después de que haya afectado a una superficie aproximada de 600 hectáreas, según las primeras estimaciones.