Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Licencia de armas para un niño de 10 años

Según la policía británica, se realizan controles antes de conceder la licencia.telecinco.es
La policía británica ha concedido una licencia de armas a un niño de diez años. El niño es una de las personas más jóvenes a los que se ha concedido un permiso para usar un arma. La licencia ha sido una de las 49 concedidas a menores de 18 años por la policía del condado de Bedfordshire.
Lucy Cope, fundadora de Madres contra las Armas, ha pedido que la licencia sea revocada. "U niño de diez años debería tener un arma de ninguna manera. Es horrendo", ha añadido en declaraciones a Dailymail.com.
"Me gustaría hablar con la madre y el padre del niño y con los policías que piensan que es una buena idea. ¿En que están pensando? Los días en los que los adolescentes jugaban a indios y vaqueros han terminado. Los jóvenes mueren todos los días en la calle debido a las armas", explica.
La licencia de armas cuesta 50 libras (unos 60 euros). La ley actual permite a los niños pedir una licencia de armas igual que los adultos. Pero los agentes deben solicitar controles extra, incluyendo una entrevista con el niño y su familia. Aunque los menores de 18 años pueden solicitar y se le puede conceder una licencia de armas, deben ser supervisados por un adulto de 21 años siempre que usen un arma. Ese adulto debe tener, a su vez, una licencia.
El niño no tiene acceso libre al arma ya que el almacenaje y la seguridad es responsabilidad del adulto. Un padre que tenga licencia y deje su arma en manos de su hijo sin que éste tenga licencia está infringiendo la ley.
Un portavoz de la policía de Bedfordshire asegura que los menores de 18 años deben probar que pueden manejar un arma con seguridad antes de que se le conceda la licencia. "Estos controles se hacen en profundidad e incluyen entrevistas con los solicitantes y sus padres o tutores para asegurarnos de que el joven entiende totalmente y es capaza de mostrar su conocimiento sobre las medidas de precaución, manejo y responsabilidad personal en relación con la posesión de un arma", explica.
"Si aparece alguna preocupación durante el proceso, una investigación más profunda se realizará antes de tomar una decisión sobre otorgar o no la licencia", indica.
 
Los entusiastas de las armas defienden la decisión. Glynn Alger, secretaria general de la Asociación Nacional del Rifle, señala que "no hay problema si están supervisados y se les enseña a usarlas correctamente. Los niños tienen su certificado si participan en un deporte o si están con su familia. Es un deporte no una actividad militar y la seguridad es el mantra", afirma.