Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Localizan a la pareja que abandonó a tres menores en una pizzería

La policía ha detenido a Sascha Schmidt e Ina Caterina Remhof. Vídeo:Informativos Telecincotelecinco.es
La policía encontró a la pareja en un bosque a 10 kilómetros de la localidad italiana de Aosta, donde dejaron a los menores. Ambos han sido detenidos y trasladados a comisaría.
Los tres pequeños fueron acogidos por los servicios sociales italianos tras ser abandonados. Se encuentran en buenas condiciones físicas y un psicólogo ha seguido su evolución desde su llegada. Jonas, Sandra y Tim volverán previsiblemente a Alemania el viernes.
Los agentes sociales han podido localizar a la abuela materna en Alemania, quien podría hacerse cargo de los tres menores. La pareja escapó a Italia aprovechando un permiso carcelario de Sascha Schmidt, compañero sentimental de la madre de los pequeños.
Según cuenta la publicación alemana Bild, Ina Caterina Remhof y Sascha Schmidt se conocieron en la carcel, durante las visitas de la mujer a su anterior marido, que estaba en prisión desde 2007 por la muerte de otra de sus hijas, de siete meses. Sascha estaba en prisión por una condena por robo. Ambos aprovecharon un permiso carcelario del hombre para escapar a Italia, donde abandonaron a los tres menores.
Dificil situación económica
Según relató al diario 'La Stampa' Ezio Gevroz, el director del hotel en el que la pareja y los tres niños pasaron la noche del sábado al domingo, la tarjeta de crédito estaba en números rojos. "El domingo la mujer parecía muy agitada, casi aterrorizada", explicó, precisando que "los niños llevaban poca ropa y tenían frío".
El domingo por la tarde abandonaron el hotel sin pagar, prometiendo que volverían y preguntando dónde podían comer. "Les indiqué la pizzería que está cerca de aquí", aclaró el propietario del hotel.
Por su parte, uno de los propietarios de la pizzería Carmelo Casella contó al diario que "pidieron pizza para uno". "Poco después de las 21:00 horas la pareja me dijo que salía fuera a fumar un cigarro", prosiguió. "Después de un cuarto de hora y viendo que no habían vuelto, salí a buscarles, pero habían desaparecido", añadió, explicando que "los niños estaban tranquilos porque pensaban que su madre estaba en el baño".