Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El obispo Luis Argüello invita a los políticos a pedir "algo más que el voto" y les ofrece la "catolicidad del corazón"

La ceremonia reúne a miles de fieles, 250 sacerdotes y casi una treintena de prelados, además del nuncio apostólico
El nuevo obispo auxiliar de Valladolid, Luis Argüello, durante su ceremonia de ordenación como prelado, ha invitado a los políticos a pedir "algo más que el voto cada cuatro años" o "cada seis meses, como en esta ocasión", y les ha ofrecido la "catolicidad del corazón".
"Queremos ofreceros nuestro amor a la vida en medio del invierno demográfico, queremos colaborar en el impulso y renovación del Estado del Bienestar con nuestra presencia en la educación, la sanidad y los servicios sociales", ha manifestado en su alocución ante los miles de fieles congregados en la Catedral metropolitana de Valladolid.
En este sentido, ha recordado que en la Iglesia se puede "cultivar la amistad fraterna que se mantiene más allá de los turnos de poder y oposición".
Argüello se ha comprometido a seguir en su nuevo cometido episcopal el ejemplo de Cristo, que "no vino a ser servido, sino a servir", tras lo que ha mostrado su intención de ser un obispo "kerigmático", como emisario de la Palabra de Dios, así como "orante y pastor".
Para el flamante prelado, este cometido supone "una nueva oportunidad" de seguir a Cristo, "el que se despojó en el pesebre y se vació en la cruz", así como de "anunciar la belleza de su rostro, la novedad del Evangelio y la alegría de la misericordia" para "ensanchar la justicia de su reino".
Por otro lado, se ha referido también a la "segunda oportunidad" que se le presenta "para vivir el sacerdocio apostólico en la escucha más honda de la Palabra para anunciarla con más audacia"; para "servir con mayor transparencia los sacramentos de su gracia"; para "hacer visible la fraternidad sacramental" y asumir "el pastoreo de esta iglesia que peregrina en Valladolid", y para "vivir la caridad pascual".
OBISPO TITULAR DE IPAGRO
El nuevo obispo auxiliar ha tenido en su alocución un recuerdo "agradecido" a su estancia en la Facultad de Derecho de la Universidad de Valladolid, así como para los habitantes de la localidad cordobesa de Aguilar de la Frontera, antigua Ipagro, de donde también ha sido nombrado prelado titular.
La ceremonia de ordenación, celebrada este viernes, ha estado presidida por el cardenal arzobispo de Valladolid y presidente de la Conferencia Episcopal Española, Ricardo Blázquez, quien ha agradecido al Papa Francisco la rapidez en la respuesta a la solicitud para que la Diócesis contara con un obispo auxiliar y ha animado a Argüello a gastar su vida "con sencillez y dedicación apostólica, con obediencia y gratitud a Dios y con misericordia humilde para con los pecadores, los necesitados y los excluidos".
"Que en nuestro ministerio se muestren la misericordia y la cordialidad del Buen Pastor Jesucristo", ha añadido, al hilo de lo cual ha advertido de que "no puede estar contento el buen pastor si hay ovejas perdidas, dispersas y desorientadas", pues "el obispo, presbítero y diácono se deben enteramente al Buen Pastor y a su rebaño". "El buen pastor sufre cuando se pierden las ovejas y se alegra cuando las encuentra de nuevo", ha concluido.
Además de Blázquez, en la ceremonia, que se ha celebrado este viernes con motivo de la festividad del Sagrado Corazón de Jesús, ha contado con la presencia del nuncio apostólico, Renzo Fratini, y de 27 obispos, ocho de ellos arzobispos, entre ellos el de Toledo y primado de España, Braulio Rodríguez, quien ocupara en su día la cátedra vallisoletana.
Entre los prelados también se encontraba monseñor Francisco Javier del Río Sendino, de origen palentino como Argüello y titular de la Diócesis boliviana de Tarija, así como el cardenal emérito de Sevilla, el vallisoletano Carlos Amigo, amén de 250 sacerdotes.
Luis Argüello ha salido del Palacio Episcopal pasadas las 17.30 horas en compañía de Blázquez y Fratini hacia la Catedral, donde se ha presentado ante el Cabildo, para después entrar al templo y detenerse en la capilla del Sagrario, lugar en el que está sepultado el arzobispo José Delicado, el cual ordenó sacerdote al nuevo prelado.
Posteriormente ha pasado por la Sacristía para vestir el ámito, el alba, el cíngulo, la estola, la dalmática de los diáconos y la casulla. Desde allí ha procesionado por la plaza de la Universidad, las calles Cardenal Cos y Arribas antes de regresar al interior del templo por la puerta principal. Entre los clérigos que han procesionado por el templo se encontraba el abad mitrado de Dueñas (Palencia), Juan Javier Martínez Hernández.
Tras el inicio de la eucaristía, el rito de ordenación ha comenzado con la entonación del himno medieval 'Veni Creator' y después de ello el cardenal Blázquez ha reclamado al Nuncio el mandato apostólico de Su Santidad, quien lo ha entregado al secretario canciller, Francisco Mínguez, el cual ha leído la bula papal en castellano, pues sólo puede realizarse una ordenación episcopal si lo manda el Santo Padre.
Tras la homilía del arzobispo titular de la Diócesis, Luis Argüello se ha puesto en pie frente al altar para ser interrogado sobre su fe, después de lo cual se ha postrado en tierra mientras se han recitado las Letanías de los Santos.
SÍMBOLOS EPISCOPALES
A continuación, se ha erguido de nuevo y el cardenal Blázquez le ha impuesto las manos sobre la cabeza y el libro de los Evangelios, para rezar posteriormente la plegaria de la ordenación. Finalmente, le ha ungido la cabeza con el Santo Crisma y le ha entregado los símbolos de su ministerio episcopal, como el Evangelio; el anillo, que representa el Espíritu Santo; la mitra, donde se representan los cuatro evangelistas, y el báculo, regalo de los sacerdotes vallisoletanos. Además, el crucifijo pectoral que ha lucido el nuevo obispo auxiliar fue otro presente, en este caso de sus compañeros en el Arzobispado.
Concluida la oración tras la Comunión, Argüello ha recorrido la Catedral con la mitra y el báculo mientras se ha entonado en el templo el himno 'Te Deum', para dar paso a la alocución del flamante prelado, tras lo que Blázquez ha cerrado la eucaristía con la bendición final.
Después, Luis Argüello ha saludado de forma personal a los asistentes que así lo han deseado, en primer lugar obispos y después autoridades, sacerdotes y fieles. Durante la liturgia de la Palabra, la primera lectura ha recaído en el hermano de Argüello Miguel y el salmo, en su sobrina María.
Entre las autoridades que han asistido al acto figuraban el alcalde de la capital, Óscar Puente, y su antecesor, Francisco Javier León de la Riva; el presidente de la Diputación Provincial, Jesús Julio Carnero; el subdelegado del Gobierno en Valladolid, Luis Antonio Gómez Iglesias; el delegado territorial de la Junta de Castilla y León en la provincia, Pablo Trillo, o el jefe superior de Policía en Castilla y León, Javier Peña Echeverría.
Luis Javier Argüello García nació el 16 de mayo de 1953 en Meneses de Campos (Palencia). Estudió Primaria en la Escuela Unitaria de su pueblo, mientras que el Bachillerato lo realizó en el Colegio de Nuestra Señora de Lourdes de Valladolid. Cursó Derecho de la Universidad de Valladolid y se licenció en 1976 con Premio Extraordinario fin de carrera. Se trata del primer presidente de la Comisión Justicia y Paz de Valladolid y en colaboración con Cáritas Diocesana trabajó en la atención a toxicómanos.
En 1983 ingresó en el Seminario Diocesano de Valladolid, realizó los Estudios Eclesiásticos en el Centro de los Padres Agustinos en Valladolid y fue ordenado sacerdote por José Delicado Baeza el 27 de septiembre de 1986 para la Archidiócesis de Valladolid, donde ha desempeñado diversos cargos entre los que destacan el de rector del Seminario Diocesano, vicario episcopal y vicario general. Se trata del tercer arzobispo auxiliar de la historia de la Diócesis de Valladolid tras Mariano Cidad (1897-1903) y Pedro Segura (1916-1920).