Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lula dice que no se puede juzgar un país por un ciudadano que hace huelga hambre

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, consideró hoy que no se puede juzgar el Gobierno de un país por la actitud de un ciudadano que se declara en huelga de hambre, al ser consultado sobre la muerte del preso político cubano Orlando Zapata.
"Un ciudadano que entra en huelga de hambre está tomando una opción. En mi opinión, una opción equivocada", dijo el mandatario durante una rueda de prensa en San Salvador, donde cumple una visita oficial de menos de 24 horas.
Enfatizó que no se puede "juzgar a un país o la actitud de un gobernante en función de la actitud de un ciudadano que decide empezar una huelga de hambre".
Lula recordó que él mismo recurrió a este tipo de protesta en Brasil cuando era dirigente sindical, pero aseguró que "jamás" haría huelga de hambre de nuevo.
"Cuando empecé mi huelga de hambre, la prensa le fue a preguntar al presidente de la Federación de Industrias de Sao Paulo si iba a negociar conmigo y dijo: 'Si Lula aguanta hasta el año que viene, cuando es la fecha de la negociación, ahí voy a negociar'", relató.
"Conozco prácticamente todas las huelgas de hambre que tuvieron lugar a lo largo de los últimos 25 años en el mundo y no fueron pocas en las que murieron personas (...) en varios países del mundo", añadió el presidente brasileño.
Zapata falleció el pasado martes, día en que Lula llegó a Cuba, tras pasar 85 días en huelga de hambre.
El jefe de Estado brasileño se negó a expresar su "opinión sobre las actitudes de los otros Gobiernos".
"Muchas veces nosotros metemos la cuchara donde no deberíamos", dijo el gobernante, quien estuvo acompañado en la conferencia por su colega salvadoreño, Mauricio Funes.
Lula llegó el jueves a El Salvador, última escala de una gira que incluyó México, donde participó en la cumbre del Grupo de Río, así como Cuba y Haití.