Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El MERS tienen un nivel bajo de transmisión a los familiares de los pacientes

Científicos del Instituto de Virología de la Universidad de Bonn, en Alemania, han comprobado que más de la mitad de los afectados por el síndrome respiratorio por coronavirus de Oriente Medio (MERS, en sus siglas en inglés) en Arabia Saudí no infectaron a ninguno de sus familiares y, los que lo hicieron, desarrollaron infecciones leves.
Así se desprende de los resultados publicados en la revista 'New England Journal of Medicine', que confirman que se trata de un virus con unas tasas de transmisión global baja. "Podemos estar bastante seguros de que el virus no será capaz de iniciar una epidemia en humanos, ha explicado Christian Drosten, uno de los autores del trabajo.
El MERS, cuyo contagio se cree que podría deberse al contacto con camellos, provoca tos, fiebre y neumonía, y ha demostrado una elevada mortalidad en humanos. Prueba de ello es que el brote originado en Oriente Medio en 2012 afectó a más de 850 personas y causó 333 muertes.
El estudio incluyó las pruebas de 280 familiares y contactos cercanos de 26 pacientes con MERS, y los investigadores utilizaron pruebas diagnósticas sensibles para detectar infecciones leves o silentes. Se identificaron 12 casos probables, lo que sugiere una tasa de transmisión secundaria de alrededor de 4 por ciento.
"Estos virus pueden causar graves cadenas de transmisión de humano a humano, pero ¡No en situaciones normales, como contactos en el hogar como las que hemos investigado aquí", dijo Drosten, que ha trabajado en este trabajo con Ziad Memish, ex viceministro de Salud de Arabia Saudí que fue despedido por su manejo del brote.
En virtud de estos hallazgos, Drosten cree que el foco de la investigación sobre este coronavirus debe centrarse en cómo se produce el su transmisión de animales a humanos y tratar de frenarla.