Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mainar, condenado a 20 años y 9 meses de cárcel por el asesinato del alcalde de Fago

Santiago Mainar  insistió en su inocencia durante el juicio. Vídeo: Informativos Telecincotelecinco.es
El juicio por el crimen del alcalde de Fago se celebró entre los días 16 y 25 de noviembre en la Audiencia de Huesca, donde el fiscal y las acusaciones solicitaron, en sus conclusiones finales, 21 años de cárcel por asesinato, atentado y tenencia ilícita de armas.
El abogado José María Viladés, que ha representado en este caso al Partido Popular, por el que concurrió Grima a las elecciones, ha confirmado que esperan recibir la sentencia a lo largo de la mañana.
Santiago Mainar se encuentra ingresado en el Hospital Miguel Servet de Zaragoza, donde fue trasladado la madrugada del pasado martes, en una UVI-Móvil, desde la cárcel de Zuera, tras advertir su compañero de celda que podría haber ingerido pastillas.
Sus hermanas lo han visitado en el centro sanitario e informaron de que su estado es bueno, a la vez que negaron que hubiera ingerido pastillas o intentara suicidarse.
El asesinato del alcalde de Fago se produjo la noche del 12 de enero de 2007 en la carretera que une las localidades de Majones y Fago, donde Mainar preparó una emboscada y le provocó la muerte con un disparo de postas que realizó con una escopeta que no ha sido encontrada.
Mainar fue detenido tres semanas después por la Guardia Civil, en su granja de Fago, y se inculpó del crimen, aunque se desdijo dos días después ante el juzgado de Jaca que instruyó el caso.
En su última declaración ante el tribunal, el pasado día 25 de noviembre, el guarda forestal defendió su inocencia, reclamó justicia y dijo que prefiere que le acusen de dar "muerte a un tirano que de ampararlo políticamente". EPF