Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Maroto (PP) cree que la Ley de Baleares que prohíbe la muerte del toro "suena a sectarismo"

El vicesecretario de Política Social y Sectorial del PP, Javier Maroto, ha señalado que la Ley de regulación de las corridas de toros y protección de los animales de Baleares, que prohíbe la muerte del toro durante el espectáculo, "suena a sectarismo". La norma fue aprobada este lunes, 24 de julio, por el Parlament balear.
"No conozco con detalle la iniciativa pero he apreciado en algunos gobiernos en los últimos tiempos cierto sectarismo. Aquello que encaje en mis ideas, lo potencio, lo financio y le doy toda la visibilidad y aquello que no coincide con lo que yo pienso, lo oculto, le pongo dificultades y establezco todas las trabas posibles", ha indicado el dirigente 'popular' en declaraciones recogidas por Europa Press a la Cadena Cope.
"El sectarismo es algo que debería desaparecer de cualquier fórmula de Gobierno en el ámbito taurino, deportivo, político, cultural... de todos los ámbitos. Esta medida suena más a sectarismo que a una medida que tenga que ver con el funcionamiento ordenado de la feria", ha añadido.
A su juicio, "un buen gobernante tiene que serlo para todos y entender que entre los que son gobernados hay personas que piensan como tú y otras que no". "La grandeza de un gobernante es hacer un Gobierno en el que todos se sientan cómodos", ha enfatizado.
El Parlament balear aprobó este lunes en pleno extraordinario la Ley de regulación de las corridas de toros y protección de los animales de Baleares, que prohíbe la muerte del animal durante el espectáculo e impone restricciones al 'Correbou' (encierro) de Fornalutx.
La Abogacía del Estado va a estudiar la norma, si considera que invade competencias del Estado, recurrirá la norma ante el Tribunal Constitucional, según informaron posteriormente a Europa Press en fuentes gubernamentales.