Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Médicos Sin Fronteras asegura que puede haber casos de ébola en África que no están siendo registrados

El presidente de Médicos Sin Fronteras (MSF) en España, José Antonio Bastos, ha afirmado que es muy difícil conseguir las cifras exactas de afectados y víctimas mortales de ébola en África, por lo que es posible que haya casos que no estén siendo registrados.
"En Sierra Leona y Liberia se está dando un mayor número de casos", mientras que los otros dos países afectados (Nigeria y Guinea Conacry) se encuentran "más controlados", ha señalado en declaraciones a 'Onda Cero' recogidas por Europa Press.
La infección de ébola "no es altamente contagiosa", como la gripe o la tuberculosis, según ha recordado, sino que se parece a la transmision del sida, pero "mucho más rápida". Según Bastos, es como un "virus diseñado para destruir el sistema de salud de un país, ya que también mata selectivamente a los profesionales sanitarios".
Además, los especialistas corren peligro entre la población, ya que el pánico puede provocar "reacciones de hostilidad hacia ellos", pues las víctimas "piensan que los médicos y enfermeros van allí a contagiarles el virus en lugar de intentar tratarles", ha comentado.
MIEDO A LA HOSPITALIZACIÓN
Por otro lado, Bastos ha indicado que el miedo juega una mala pasada en la decisión de hospitalizarse o no, debido a la impresión érronea de que "si entras en el hospital sales muerto". "No es así porque en los casos tratados en los hospitales hay porcentajes de mortalidad más cercanos al 30-40% que al 90%, que suelen publicar", ha precisado.
Por ello, Bastos ha hecho hincapié en la "importancia de la diseminación de información y educación adecuada hacia la población" para que sepan exactamente encontrar el punto de equilibrio entre "no tocar a los casos sospechosos infectados" y "hacer uso de los servicios de salud disponibles, así como cumplir las otras medidas higiénicas necesarias para evitar el contagio".
En el caso de la gente que se recupera, son bien recibidos por el resto de población y actúan como "mensajeros de esperanza". Desde Médicos Sin Fronteras se intenta que esas personas "transmitan el mensaje de que el ébola no es una enfermedad inexorablemente mortal, y por ello vale la pena hacer el esfuerzo de intentar recibir tratamiento para poder salvarse", ha recordado.
IRAK Y SUDÁN, FOCOS DE HACINAMIENTOS
Por otro lado, ha informado de que en la situación actual de Irak, "la población civil del país está teniendo una oleada de violencia tremenda en el norte, por la ofensiva del grupo radical que se formó en Siria". Se están produciendo desplazamientos masivos, en los que las temperaturas superan los 50 grados y la gente permanece hacinada, "siendo víctima de infecciones diariamente". "Aunque la población no es inocente, es decir, ya tiene una tolerancia a la violencia muy alta, el grado de estupefacción es impresionante, al ver lo que les ocurre a sus familiares y personas de su aldea", ha señalado.
Por su parte, el sur de Sudán "ha sido siempre un rincón olvidado del mundo. En lo que va de año, en la guerra civil interna, además de haber un enfrentamiento militar, ha habido un "ensañamiento selectivo también contra los hospitales y los profesionales sanitarios".
Alrededor de 40 personas han sido desplazadas y se encuentran actualmente hacinadas "para estar más seguras". En palabras de Bastos, "aquello es literalmente un barrizal encharcado con personas durmiendo en el suelo". "El problema es que al salir de allí solo se encuentran grupos armados de un lado y de otro buscando no a sus enemigos sino a civiles de la identidad contraria, y eso aterriza mucho, por lo que prefieren quedarse ahí que volver a sus aldeas y morir a manos de los grupos armados", agrega.