Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Medio Ambiente defiende que la nueva ley mantiene la prohibición de cazar en los Parques Nacionales

El secretario de Estado de Medio Ambiente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Federico Ramos, ha defendido que en el anteproyecto de ley de Parques Nacionales no cambia "nada" respecto a la prohibición de cazar en estos enclaves que, asegura que se mantiene como algo incompatible y de manera idéntica a la ley anterior.
En declaraciones a Europa Press, Ramos de Armas ha valorado el anteproyecto de Ley que ha estudiado este viernes el Consejo de Ministros.
Concretamente, respecto a las críticas de organizaciones ecologistas que han advertido de que con este texto se abre la puerta a la caza en los Parques Nacionales mediante el control de poblaciones, Ramos ha asegurado que "se mantiene la misma regulación que en la ley de 2007" y ha defendido que el objeto de esta ley no es resolver "cuestiones ya resueltas".
"La caza está igual de prohibida en esta ley que la anterior. No se cambia su estatus", ha afirmado al tiempo que confiesa no entender el malestar actual de las ONG ecologistas que rechazan este texto a pesar de estar redactado como en la ley anterior.
En todo caso, ha indicado que la caza en los parques nacionales es muy puntual ya que únicamente se permite en Monfragüe y en Cabañeros y ha asegurado que en el resto de la red --compuesta por 15 espacios-- no hay actividad cinegética.
De todas formas, ha confirmado que ya han pasado seis años de los diez de prórroga para permitir cazar en estos dos parques, por lo que se mantiene el fin de esta actividad para 2017. "Quedan cuatro años para cazar. Nos ceñimos a lo que dice la ley. Esto no es novedad. No hemos alterado la ley de 2007", ha subrayado.
Además, sobre el vuelo sin motor en Guadarrama y la navegación en Monfragüe, ha dicho que se trata de dos situaciones particulares ya que en el primero se lleva practicando esta actividad más de 40 años y había demanda en la zona para que se permitiera. En este sentido, ha asegurado que se trata de dos particularidades que no se van a extender a otros Parques nacionales.
Respecto a la navegación fluvial en Monfragüe, ha señalado que el objetivo general es la conservación pero también su conocimiento y ha añadido que se limitará el tipo de embarcaciones destinadas a poner en valor el Parque. En todo caso, ha insistido en que "la norma general no abre la navegación al resto de parques" porque solo se reclamaba en este de Extremadura.
ACERCAMIENTO DEL ESTADO
En este contexto, ha asegurado que está "satisfecho" después de un "intenso e ilusionante" trabajo con el objetivo de mantener la conservación de estos enclaves y de que el Estado vuelva a los Parques Nacionales, de los que se había alejado demasiado, tomando estos una deriva peligrosa que llevaba a que la red de parques y el Organismo Autónomo Parques Nacionales y el Ministerio fueran "inútiles" en estos espacios.
A su juicio, la gran novedad de la ley, "frente a particularidades" es que el Estado se acerca a los parques nacionales "al máximo de lo que la doctrina del Tribunal Constitucional permite", ya que en distintas sentencias desde 1995 ha conferido la competencia de gestión de estos enclaves a las comunidades autónomas.
Ramos ha recordado que España es el primer país del mundo que en 1916 reguló con un marco legal general sus parques nacionales. "Somos pioneros y casi centenarios", ha apostillado, al tiempo que ha explicado que en esta evolución, hasta 1995 la gestión de los parques era "exclusiva" del Estado. Después, el TC dijo que la gestión era compartida y nuevamente, en 2004 dijo que la gestión ordinaria correspondía a las comunidades autónomas y confería "una gestión residual" al Estado, al que otorgaba la coordinación de la red de parques.
Por ello, ha añadido que con la nueva ley el Estado va a ejercer esta competencia residual en casos de catástrofe, en situaciones extremas o cuando no se alcance un nivel de conservación mínimo ya que, según ha precisado, el Tribunal Constitucional no se cerró a la posibilidad de que el Estado adoptara medidas.
"Ha sido un trabajo intenso", ha insistido Ramos que ha subrayado que al Estado "le interesan" los parques y esta es la forma en que va a poder participar e intervenir en ellos de manera activa.
Por último, el secretario de Estado ha manifestado que el equipo ministerial está "satisfecho" porque este es un trabajo "ilusionante" para evitar el riesgo de deriva que estaban tomando la red de parques nacionales.