Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Miles de personas se concentran en Valencia "por todas las ofensas" a la Virgen

Cañizares reitera su rechazo a la ideología de género por "destructora" y cree que si no lo hiciera "no sería buen obispo"
Miles de personas se han congregado este jueves por la tarde en la Plaza de la Virgen de Valencia en el "acto de desagravio" a la Mare de Déu dels Desamparats convocado por el cardenal arzobispo Antonio Cañizares como reacción al cartel de la organización Endavant de promoción del día del Orgullo LGTB con la imagen de la patrona valenciana besando a la 'Moreneta' de Cataluña.
Tanto la Plaza de la Virgen como la Basílica se han llenado completamente de personas para el desagravio, donde se han exhibido pancartas como 'Madre de España, sol de Valencia, no nos dejes de amparar' o 'Alcaldesa perpetua', de asociaciones carlistas, o 'Valencia contra la degeneración', de España 2000.
Monseñor Cañizares, antes del rezo del Rosario, ha destacado que en el acto participan "religiosos, ancianos y niños, padres y madres, educadores, religioso, intelectuales y rudos" a los que ha llamado a "profesar la devoción de todos a la Mare de Déu" a pesar de los "agravios y ofensas", y ha exclamado que "algunos no saben lo que hacen y la han ofendido".
El cardenal, que ha sido ovacionado tras estas palabras, ha recalcado: "No venimos a ningún acto político, ni a ninguna protesta. No venimos con ninguna bandera, ni representando a ninguna sigla. Se confunden y desfiguran por tanto los que vengan en otro sentido, venimos manteniendo sencillamente el sentido religioso que convoca este acto". "Ofrecemos este acto por la reconciliación de todos, por la unidad y la convivencia", ha manifestado.
En este punto, ha querido manifestar su agradecimiento a quienes "dando voz a su diversidad", "han condenado esta ofensa, porque no les representa". "Si alguna herida queda, aquí en este acto de amor a la Virgen, rezamos para pedir perdón por todas las ofensas y restablecer la convivencia y el diálogo, por el respeto a las personas en su derecho a la libertad religiosa y la libertad de conciencia", ha puntualizado.
"Es este un acto para todos porque en este Homenaje a la Virgen de los Desamparados caben todos, ya que forma parte de nuestra identidad cultural", ha destacado Cañizares.
Asimismo, ha querido recordar "muy particularmente" a las más de 50 víctimas mortales del atentado de Orlando (EEUU), "y de todas las de cualquier violencia, de todo acto de terror". También, a "todos los perseguidos o maltratados a causa de su fe o de su condición".
"NO NOS HEMOS LIADO A TIROS"
Entre las miles de personas que se han congregado en la plaza de la Virgen se encontraban tanto mayores como jóvenes y niños de colegios de la comarca. Las primeras han defendido la necesidad de "defender Valencia contra una vergüenza" en referencia al cartel de la organización Endavant de promoción del día del Orgullo LGTB y han reclamado "respeto mutuo" y "democracia para todos" ya que creen que "únicamente se aplaude a los colectivos LGTB".
Mientras, algunos de los jóvenes que han asistido han calificado de "ofensiva" la campaña del Orgullo, si bien creen que la 'Geperudeta' "está por encima de esto". "Queremos restaurar este daño y rezar por todas las personas que se han sentido atacadas por la Iglesia", han asegurado, porque entienden que "las cosas se pueden hablar: No nos hemos liado a tiros como en Francia".
Tras recibir a la patrona de Valencia a las puertas de la Seo, el purpurado le ha dirigido un Rosario y, posteriormente, ha celebrado una misa en cuya homilía ha querido "desagraviar a la virgen" y ofrecerle "todo el amor, perdón y redención de nuestros pecados".
"Somos ahijados de ella, no estamos aislados unos de otros", ha reivindicado con la intención de proclamar "el conocimiento de la verdad sin ninguna ideología", ya que considera que éstas "son barro".
"AUNQUE ME CRUCIFIQUEN"
Como arzobispo de Valencia ha asegurado que la ciudadanía no puede "esperar" de él "otra cosa: Aunque me crucifiquen", tras lo que ha sido aplaudido por el público de la Catedral. Ha querido así defender una verdad "en la que no están los grupos políticos ni los poderes económicos, solamente Cristo".
"Tengo que ir contracorriente aunque no sea políticamente correcto, como hizo Jesús", ha manifestado, para, seguidamente insistir en que "no podemos tener ningún odio, rencor o rencilla, solo perdón que es donde está la auténtica paz".
Después de hacer alusión a la frase del Padrenuestro que versa: 'líbranos de la tentación', Cañizares ha lamentado "cuántas tentaciones tenemos hoy" y ha denunciado que "en algunas ideologías no se tolera que no seamos como dioses" y que "también es una tentación creer que todo está en la economía y el bienestar material".
Como "tentación más radical", ha señalado la ideología de género, al igual que en sus intervenciones de las últimas semanas. En su opinión, es "destructora" y la causa del "mal, división, guerra y violencia que tenemos en la actualidad", por lo que cree que es una ideología que "mata al hombre, a Dios y a la naturaleza", así como "rompe la familia".
En este punto, el cardenal ha subrayado la necesidad de "presentar objeción de conciencia ante leyes oblicuas" que siguen la ideología de genero. "Sería un pésimo obispo si me callara ante eso, y yo quiero ser un buen obispo", ha aseverado, para ser nuevamente ovacionado por los miles de católicos congregados en la Seo.
Monseñor Cañizares ha cerrado la homilía abogando por la "unidad de todos" para "vivir en convivencia" y ha agradecido que "el pueblo valenciano venga unido a decir 'te queremos' a su Virgen". Tras finalizar su intervención, varias personas entre el público se han dirigido a él para decirle: "Te queremos y estamos contigo".