Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mitos, medias verdades y mentiras sobre el cuerpo y la salud

El libro 'No te tragues el chicle: mitos, medias-verdades y otras mentiras sobre el cuerpo y la salud', escrito por dos médicos estadounidenses, Aaron Carroll y Rachel Vreeman, trata de echar abajo algunos de los errores más comunes sobre la salud, y exponer la verdad que se esconde detrás de los más extraños mitos sobre nuestro cuerpo.
Según publica The Telegraph, el doctor Carroll, profesor de Pediatría en la facultad de Medicina de la Universidad de Indiana, y la doctora Vreeman, profesora adjunta de Pediatría, desmontan algunos ejemplos de esas medias verdades y mitos médicos:
Comer por la noche engorda. Las personas aumentan de peso cuando consumen más calorías que las que queman. Comer más de tres veces al día ha sido relacionado con el sobrepeso o la obesidad. Los autores dicen que lo importante es cuánto se come, no cuándo lo comes.
Es necesario beber ocho vasos de agua al día. La cantidad recomendada de líquidos todos los días está incluida en los alimentos, como frutas y hortalizas, así como en el café y los refrescos.
El chicle que se traga permanece en el estómago durante siete años. Los autores dicen que el chicle es indigesto, pero el cuerpo, aunque no lo digiere, la hace pasar a través del cuerpo y, de ahí, al retrete.
Los hombres con pies grandes tienen un pene grande. Un estudio realizado entre 3.100 hombres llegó a la conclusión que no hay relación entre el número de los zapatos de un hombre y el tamaño de su virilidad.
Los hombres piensan en el sexo cada siete segundos: Suponiendo que un hombre está despierto durante 16 horas al día, un hombre pensaría en el sexo más de 57.000 veces en 24 horas, haciendo otras tareas casi imposibles de realizar.
La lectura con luz tenue arruina la vista. Los doctores afirman que no hay pruebas de que esto suceda así, si bien sí puede ocurrir que la poca luz afecte a la tensión del ojo, causando una "disminución temporal de la agudeza". Sin embargo, los ojos recuperan su potencial después de un descanso.
Las vacunas contra la gripe pueden causar la gripe. Los autores afirman que es sólo una "mentira". Las vacunas utilizan el mismo virus muerto para proteger de la gripe y, muertos, no pueden causar enfermedades.
Tragamos ocho arañas al año. Este mito hace que mucha gente procure no dormir con la boca abierta, pero los doctores explican que las arañas no se acercan mucho a los dormidos. Incluso las vueltas que se dan en la cama, disuaden a las arañas de acercarse demasiado